¿Son sólo 15 años?

Nuevo Estadio Carlos Tartiere de Oviedo, primavera de 2009. Se juega la Final de la Fase Nacional de la Nike Premier Cup, para jugadores nacidos a partir del uno de enero de 1994. Villarreal y Atlético de Madrid buscan un título que les dé la posibilidad de disputar la fase Mundial en Manchester, un torneo por el que han pasado algunas de las promesas españolas que ahora llevan una estrella en la camiseta.

El partido no se desarrolla por el lado de la vistosidad, que tanto caracteriza a la divisiones menores de los clubes más importantes del fútbol español. Tan sólo las acciones de zurda del hábil jienense del Villarreal, Cámara, son una luz ante el telaje táctico que proponen sobre el campo los inverves cadetes.

La también joven televisión de Asturias ofrece  el evento,  y  las sensaciones rápidas que uno puede tener sobre el desarrollo del partido son de insatisfacción por no ver lo esperado:  o se trata de una generación menos talentosa, y tan sólo Cámara tiene algo diferente,  o estos jugadores manejan unos códigos  extraños para generaciones anteriores.  Y es que la cámara es amante del gesto rápido, fresco, y sobre todo del balón. Los ojos, como una banal evidencia, siguen el objetivo de ésta, y de él lo que más les llena. Cámara, que lleva el mismo apellido del artefacto que le hará famoso, sigue siendo la única esperanza del espectador con sus acciones, hasta que el comentarista interrumpe al televidente con una aseveración totalmente contradictoria.

Algo que no hemos podido observar es lo más llamativo para el narrador. Saúl Ñíguez, en el Atlético de Madrid, es el jugador que más destaca el especialista que observa el partido desde otro prisma, desde la perspectiva que ofrece todo el campo. Y sin querer menospreciar tal sorprendente opinión,  el espectador espera con ansia  la oportunidad que la cámara le dé a Saúl.  Cuando esto ocurre, casi esporádicamente, el centrocampista no deleita con gestos asombrosos, resuelve las situaciones de forma arcana y en algunas hasta parece errar. Se trata de un futbolista de complexión alta para su edad, bastante delgado y aparentemente de corte técnico, no desbordante.

Hay una obsesión  muy arraigada en buena parte de los técnicos del fútbol base: los movimientos sin balón, en cuanto a la actitud que tienen los jugadores cuando su equipo no tiene la pelota, o las opciones que ofrecen cuando un compañero conduce el esférico.  Y evidentemente el dinamismo del futbolista, ante las diferentes situaciones que ofrece el juego, da más cuerpo al equipo, que siempre vive pendiente de algo.

Mientras Cámara conduce la pelota y supera los obstáculos que se le presentan, el equipo rival tiene que ir recalculándose, como un navegador,  para encontrar una respuesta ante el avance del zurdo. Después, si se consigue recuperar el balón, hay que iniciar una acción que cree también dudas en el contrario, y que le haga moverse.  Eso es algo que los entrenadores pueden controlar, o cerciorarse de que lo están trabajando. Lo otro, la posesión del balón por parte de un solo jugador, todavía muchos lo dejan de lado por tratarse de algo similar a la inspiración divina.

Esa obsesión por dar la espalda a lo que no se puede controlar provoca un desorden en la relevancia de los distintos aspectos del juego, algo que en ocasiones suele ser letal.

Sául Ñíguez es hoy el jugador más joven del fútbol  profesional español,  posiblemente el más joven en décadas en jugar contra profesionales.  Juega en el  Atlético de Madrid B con 15 años y transmite una madurez táctica anormal para su edad. Posee, como siempre se le observó, una buena zurda que en ocasiones le da para hacer algo diferente. Pero es esa capacidad de llegar a lugares que otros no ven (o no quieren) lo que hace creer a los técnicos que su presencia en el campo será cada vez más determinante.

Saúl ha recibido un empujón como nadie  en mucho tiempo. Así que sólo falta que la cámara, “primitivo”  invento, amante del balón,  justifique tal inversión.

25
sep 2010
SECCIÓN Deportes
COMENTARIOS Sin comentarios
ETIQUETAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>