Adrián

Acotar que Adrián es lo más parecido a Ronaldo que ha surgido en España es cómodo porque elude algunos comentarios de desaprobación ácidos y esas miradas lastimeras. Algunos. Un día, Miguel Ángel Lotina se animó a decirlo y al quedar bien, como titular de prensa, pasó bastante desapercibido. No revolvió a nadie. En cambio, quizás muchos de los que vieron la primera mitada de ayer, en el Calderón, sintieron como el habitante del paladar se les tornaba hacia un regusto con cierta acidez.

El Besiktas puso de su parte, pero con esa seguridad y tranquilidad con la que hace todo, Adrián pulverizó la cancha con cambios de ritmo y giros. El tercer gol del Atlético es un formidable despliegue de su potencial.

No hace ruido y no se quiere imponer a nadie. En el cartel de futuras promesas, porque él lo era, siempre apareció con un asterisco en el costado. Adrián tiene un origen modesto y se acabó de formar como futbolista en un Oviedo que ya deambulaba por las mazmorras del fútbol. Su nombre sonaba asociado al de un delantero de condiciones, pero ni en las fases finales de selecciones, en categorías inferiores (no así en la Sub-20), terminaba de asomar como una opción. Tampoco, ante el presunto interés de clubes importantes, se acababa de concretar su salto a otro nivel. Así hasta que llegó el Deportivo en crisis, que recurrió a un Caparrós que revaloriza lo que nadie quiere y ese chico que estaba en las agendas de todos, con su asterisco, se presentó en sociedad con un gol en el Camp Nou del que todos pueden echar mano. Ante la pregunta de si ese era él, la respuesta…

La figura del delantero centro ha cambiado mucho en los últimos quince años (sí, es por dar un cifra). Con una gran influencia del fútbol italiano (que en este caso enriquece al juego), la referencia en el ataque ha adquirido unos condimentos de hiperactividad que se asocian con los movimientos de presión colectivos. Al apagón del prototípico jugador en esa posición de gran presencia física, pero sin gran movilidad, o de aquel pequeño escurridizo y astuto, comenzaron a proliferar jugadores altos, sin gran musculatura pero con gran capacidad acción. La presión, movilidad y actitud de estos nuevos delanteros tenían su apéndice en ese positivismo que transmite la hiperactividad cuando se realiza una acción física, y más si es cerca del gol. En plena recarga de ese juego, fue el tiempo en el que la naturalidad en esa posición tenía un dueño por encima de todos: Ronaldo Nazario de Lima. Su potencia, control eficiente de la pelota y extrema precisión y facilidad para el golpeo definitivo, solo necesitaban del accionamiento de botón. Su fútbol era sinónimo de pegada y esa es la meta de este juego. Adrián, lamentablemente, no tiene tanto gol. Tiene más tendencia a la asociación, algo más beneficioso hoy, que tiene como compañero a Falcao. Su potencia es reseñable, pero no igual a la del genio brasileño. En cuanto a técnica y entendimiento del juego, no están tan alejados. Sin duda, lo mejor de Adrián es ese mismo patrón de juego. Uno que no se puede elegir, solo sale natural. Tal vez hoy se mueva más por un lado que por otro, pero no ha sufrido metamorfosis como las de otros delanteros. Ya hace un tiempo que le sacaron el asterisco porque saben que aquello que decían de él era verdad.

Un comentario a Adrián

  1. Ciro says:

    Interesante artículo, Sir.
    El Adrián del Depor me llamaba la atención por sus movimientos sin bola y su capacidad para bajar balones largos; pero era bastante flojo en el cuerpo a cuerpo y un pelín lento en carrera (su arrancada siempre ha sido buena). Sinceramente, jamás imaginé que su progresión sería tan potente como lo está siendo. Esta temporada lo hace casi todo bien y ha mejorado en todos los aspectos.
    En cuanto a su compañero de baile se refiere, Falcao es un killer de un sólo toque tipo Hugo Sánchez. Me gustaría ver a Adrián con otro punta más móvil como Rossi, Pedro, Benzema o Villa.

    Por otro lado lo que comentas acerca del calcio me parece un apunte imprescindible. Al margen de la serie A, tengo mucha curiosidad por ver a la Italia de dos puntas móviles de Prandelli en la próxima Eurocopa. La elaboración de la convocatoria definitiva, con tantas bajas y delanteros seleccionables (el que menos me gusta es Pazzini), se presenta complicada.

    Salud!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>