Al Barcelona le falta pólvora

Tengo el mayor de los respetos por Frank Rijkaard. El técnico del FC Barcelona siempre me ha parecido un tipo elegante y correcto, además de ser una persona moderada y sencilla. Sin embargo, hay que reconocer que esta noche el holandés la ha pifiado y la derrota del FC Barcelona en el Bernabéu es más achacable a él que a los méritos de Capello, que se ha limitado a poner a los mismos que funcionaron ante el Steaua de Bucarest en la Liga de Campeones.

Y es que es complicado entender algunas de las decisiones de Rijkaard, como la de salir a jugar en el Bernabéu con un centro del campo formado por Xavi, Deco e Iniesta, sacrificando a Rafa Márquez, en mi opinión uno de los pilares de este Barcelona. Sabiendo que el Madrid de Capello gusta de juntar músculo en el centro del campo con la pareja Diarra – Emerson, apoyados siempre por Raúl, cuesta adivinar qué pasaba por la cabeza del preparador azulgrana.

Sea como sea, también es justo reconocer que las cosas se han puesto desde un principio muy de cara para el Real Madrid. En el minuto 3 de partido Raúl ha mandado a la red un balón centrado por Sergio Ramos desde la derecha. El gol ha cogido al Barcelona casi con las botas desatadas y por ahí ha empezado a forjarse la victoria madridista. Poco después, y tras una jugada de Robinho (que se ha merendado a Zambrotta todo el encuentro), Raúl remataba un balón que tocaba en Thuram y acababa en el larguero de Valdés. A partir de ahí el Barcelona ha decidido que tenía que hacer algo. Y ha hecho lo que mejor sabe: mimar el balón y hacerlo correr. Los de Rijkaard han iniciado un asedio al área madridista en el que todo el mundo ha echado de menos a cierto camerunés. Y es que Gudjohnsen no asusta lo mismo que Eto’o y Ronaldinho parecía algo tímido. El que no se arrugaba era Messi, y quizá por eso de sus botas llegaban el mejor juego del Barcelona y las ocasiones más peligrosas. Sin embargo, ningún balón ha entrado en la portería de Casillas, aunque el guardameta sin duda habrá respirado cuando Pérez Burrull señalaba el camino de los vestuarios.

En la reanudación, un Madrid más enchufado volvía a tener el balón, aunque esta vez con más criterio porque Guti se había decidido por fin a jugar. En el minuto 51 Van Nistelrooy, que ya había avisado un par de veces, batía a Valdés tras una bonita combinación entre el 14 y Robinho. Poco después, el holandés ha estado a punto de marcar su segundo pero su vaselina ha acabado en el larguero.

Durante los siguientes minutos ambos entrenadores han aprovechado para dar entrada a jugadores frescos. Rijkaard ha buscado el gol con Saviola y Giuly, que han ocupado el lugar de Gudjohnsen y Deco respectivamente. Mientras tanto, en el bando madridista Reyes salía por Van Nistelrooy y Beckham por un cansado Guti. Los cambios no han aportado demasiado a ninguno de los dos equipos. El Barcelona seguía empeñado en intentar alcanzar la portería de Casillas, que apenas tuvo que lucirse en una ocasión y el Madrid quería redondear la noche y devolver el resultado del año pasado, pero las piernas pesaban demasiado.

El 2-0 final no es un reflejo del nivel de juego mostrado por ambos, pero sí del acierto ante la meta rival. La ausencia de Eto’o afecta a este Barcelona más de lo que se pensaba.

En cuanto al Madrid, parece que Helguera se está haciendo imprescindible y que Ramos está volviendo a sus orígenes. Me preguntó que pasará cuando Salgado vuelva a estar disponible. También parece que Robinho se ha ganado el puesto, y de nuevo me preguntó qué va a pasar con Reyes, ya recuperado. Y por último, da la impresión de que Raúl de verdad ha vuelto. He estado defendiendo desde hace mucho la postura de que al capitán sólo le faltaba acierto de cara al gol y que en cuanto empezase a marcar con cierta regularidad y se sacudiese la presión de encima, los goles irían cayendo y las críticas se olvidarían. Creo que acerté.

22
oct 2006
SECCIÓN Deportes
COMENTARIOS 2 comentarios
ETIQUETAS

2 comentarios a Al Barcelona le falta pólvora

  1. Kristian says:

    Verguenza ajena sentía mientras veía el partido. Estos llamados deportistas de élite que visten la camiseta del barcelona eran incapaces de chutar al estar en las cercanías de la portería de casillas. En cambio, se ponían a pasarse la pelota hasta que uno del madrid se la quitaba e iniciaba una contra con velocidad, justo lo que le faltó al barça ayer.

    Mención aparte para Gudjohnsen, un 0 a la izquierda a la hora de crear peligro.

  2. El problema de Gudjohnsenn es que no es un 9. Al menos no como lo es Eto’o o como lo era Larsson. Sus funciones son otras y sus habilidades también. Creo que Saviola podría hacer mejor el rol de goleador que el ex del Chelsea, pero parte con la clara desventaja de ser el marginado de Rijkaard. Para el holandés alinearle debe ser como echarse atrás y no creo que le guste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>