Algo ha cambiado

David Villa

No vamos a perder nuestra identidad, decía el seleccionador tras la frustrante derrota frente a Suiza de la semana pasada. El balón sigue siendo la herramienta esencial de nuestro juego, pero el 4-3-3 que ayer se visualizaba en muchos momentos del encuentro, tenía menos que ver con la apuesta de un solo delantero, e Iniesta y Silva por dentro. Y en cierto modo le salió bien al salmantino, aunque pudiera entenderse que su discurso durara poco o fuera un arma de distracción.

Eso sí, lo que no cambió, y puede servirle de coartada a Del Bosque, fueron los tres hombres del centro del campo (Xavi, Xabi Alonso y Busquets). Ellos son los que mantienen la esencia de nuestro juego, la profundidad, la circulación del balón, eso que siempre se nos supone. Pero también el orden, el equilibrio, que ayer no estuvieron presentes en Johannesburgo y que provocaron que el equipo se mostrara descolocado y muy distanciado entre líneas. Una situación que no estamos acostumbrados a ver y que puede tener varias explicaciones: invitar al rival a salir de su área (una visión optimista), o una falta de ritmo provocada por el cansancio (lo más probable para los duros realistas).

Lo que está claro es que la calidad es la que suele inclinar la balanza hacia unos u otros. Pocos jugadores mostraron ayer una frescura real en su juego, la banda derecha no estuvo mal, con Sergio Ramos y Jesús Navas intentándolo siempre que pudieron, aunque los mejores centros vinieran casi siempre de la mano del lateral. Pero la izquierda se llevó la palma con un falso extremo, ayer Villa, que decidió el partido con su hiperactividad y su genialidad. A buen seguro los hondureños no le esperaban por ahí, y eso sí que les hizo daño.

El de ayer pudo ser otro gran día del asturiano en su carrera por desbancar a Raúl como máximo anotador de la selección. Sabemos de su hambre, y ayer lo volvió a demostrar jugando mucho más liberado y llegando desde atrás para engatillar todo lo que pudiera. Y aunque sea porque tuviese más ritmo, si que entendió que era esa energía la que necesitaba el partido. No fue su día perfecto porque erró un penalti cuando ya lo cantaban todos, hasta el portero hondureño, pero abrió el camino y comenzó a despertar al equipo.

Un equipo al que la derrota ante Suiza sí hizo el daño que muchos se imaginaron. Porque algo ha cambiado, hemos visto que ritmo nos pueden mostrar los futbolistas, se han movido piezas en busca de la sorpresa, pero todavía se tienen que encontrar. España está en el proceso de buscar nuevas metas para poder aspirar a algo diferente en este torneo. Lo hecho hasta antes de llegar a Sudáfrica parece servir de poco, y los nuestros tienen que buscar una vuelta de tuerca a su predisposición y motivación.

España ha hecho borrón a su manera, pero al final la calidad de muchos de sus hombres es la que la mantiene en la pomada con todas las posibilidades abiertas. Porque pase lo que pase, el viernes comenzará el partido en segunda posición del grupo y sin que la opción de ser primero esté muy alejada. Allí Chile le exigirá ritmo, porque eso es lo que han demostrado los de Bielsa en los dos primeros encuentros. Y en algo coinciden las dos selecciones: han errado muchas ocasiones. Dos equipos que atacan, uno dependiendo de los movimientos del bloque con balón y sin balón, y otro en la calidad de sus jugadores. Si es por esto último, ya tendríamos claro favorito, pero la serpiente sigue cambiándose la piel y habrá que ver si el viernes llega con toda la regeneración consumada.

22
jun 2010
SECCIÓN Deportes
COMENTARIOS 2 comentarios

2 comentarios a Algo ha cambiado

  1. Kike says:

    A mí el partido me dejó un sabor agridulce. Resultado corto y claro cansancio en los jugadores. Veremos cómo sale la cosa ante Chile… pero lo q está claro es q falta frescura, lo cual repercute en la efectividad d cara al gol, y esto es muy peligroso. Esperemos q la selección tenga la capacidad d revertir esta situación.

  2. El bajón en la segunda parte fue lo más preocupante del partido. Y sí, lo normal hubiese sido acabar con una goleada de escándalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>