[Análisis] Blood Stone 007

Hay juegos de los que no esperas absolutamente nada y acaban sorprendiéndote. Eso me ha pasado con este Blood Stone 007 que, aunque no sea ninguna maravilla, me ha entretenido muchísimo. Desarrollado por Bizarre Creations y editado por Activision, el juego nos permite ponernos en la piel de James Bond, al que presta su rostro Daniel Craig, como en las dos últimas películas, y luchar contra una conspiración internacional.

Desde el primer momento es evidente que el juego se inspira en la mecánica de Uncharted. Es decir, que tenemos un shooter en tercera persona en el que las coberturas juegan un papel fundamental. Sin embargo, a diferencia del juego de Naughty Dog, la IA de los enemigos no es especialmente alta y no nos veremos tan obligados a ir cambiando de posición.

Además de disparar como locos, el juego también nos permitirá eliminar a los enemigos de forma silenciosa si les cogemos desprevenidos (de nuevo, como en Uncharted 2). Cada vez que lo logremos, conseguiremos lo que en el juego se llama Focus Points, que nos permiten encadenar hasta tres disparos automáticos en tiempo bala.

Aparte de eso, el juego también nos obligará a recorrer algunos escenarios con bastante plataformeo, aunque aquí el control es realmente flojo. Las acciones son siempre contextuales, así que sólo podremos saltar, por ejemplo, si estamos en el punto en el que se supone que debemos saltar y da igual la velocidad a la que lleguemos a ese punto o si damos el salto antes o después, el resultado será el mismo.

La mecánica a pie de Blood Stone se completa con el uso de un smartphone que nos indica dónde están los enemigos y los puntos de interés, algo similar a la visión de detective de Batman: Arkham Asylum.

Aparte de eso, el juego cuenta con algunas fases de conducción divertidas (aunque algo desesperantes) en las que simplemente se nos pide no dejar escapar a un enemigo que nos saca ventaja. Aunque la dificultad general del título es muy escasa, alguna de estas fases de conducción sí he tenido que repetirla más veces de las que me habría gustado. Básicamente hay que aplicar un método de prueba y error para saber en qué momento te vas a encontrar con un obstáculo al girar una curva o te vas a ir directo al agua si no giras a tiempo.

Gráficamente Blood Stone 007 se limita a cumplir el expediente. Las animaciones no están mal del todo y los modelados son correctos, pero las texturas dejan mucho que desear y dan un aspecto excesivamente plano a los escenarios. Este fallo se ve parcialmente compensado con las partículas y efectos de determinadas zonas. Uno de los escenarios, por ejemplo, es una refinería que va explotando a nuestro paso y hay que reconocer que les ha quedado resultón.

Sé que Blood Stone 007 es un juego que probablemente se lleve notas de entre 6 y 7 en la mayoría de medios, pero hay veces que un juego consigue divertirte y entretenerte más de lo que hubieses imaginado y eso es precisamente lo que me ha ocurrido con este título. No puedo explicarlo y desde luego no creo que le ocurra a todo el mundo (el que avisa…), pero yo me lo he pasado francamente bien haciendo de Bond.

23
nov 2010
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS 1 comentario

Un comentario a [Análisis] Blood Stone 007

  1. Pingback: Rebajas navideñas de Activision | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>