Análisis: Assassin’s Creed

Assassin’s Creed es uno de esos productos que generan sentimientos encontrados entre los jugadores. Mientras unos le han echado en cara lo repetitivo que es, otros han destacado la gran ambientación lograda y su calidad gráfica. Como suele ser habitual, ambas corrientes de pensamiento tienen una gran parte de razón. Yo me limitaré a aportar lo que me ha parecido a mí y trataré de no destripar nada del argumento del juego y de las posibles sorpresas que esconde.

El protagonista del título recibe el nombre de Altaïr y es uno de los miembros más prometedores de la mítica secta de los hashshashín, descrita en infinidad de libros y novelas históricas (por ejemplo en los libros de la saga Los hijos del Grial de Peter Berling). Aunque la mayoría del conomiento popular que hay sobre ellos es bastante cuestionable, en el juego han sabido adaptarlo y utilizarlo de forma acertada.

El argumento de Assassin’s Creed se desarrolla a medida que avanzan las misiones de nuestro personaje, que recibe encargos para eliminar a dirigentes de la época en San Juan de Acre, Jerusalén y Damasco. El proceso es siempre el mismo: viajar hasta una de las ciudades (a pie o a caballo), visitar el cuartel de los asesinos y recopilar información sobre nuestro objetivo. En esta fase del juego nos moveremos por la ciudad para encontrar las atalayas desde las que podremos localizar los distintos puntos de interés: conversaciones que espiar, personajes a los que robar o interrogar, ciudadanos que necesitan nuestra protección…

No es necesario hacerlo todo para avanzar, en realidad basta con llevar a cabo tres investigaciones y podremos regresar al cuartel y acometer el asesinato final. Una vez hemos terminado, volvemos a Masyaf, nuestro centro de operaciones, recibimos otro encargo y vuelta a empezar. Sí, suena repetitivo, y la verdad es que a veces puede hacerse algo pesado, pero la representación de las ciudades y la facilidad de control hacen que sea divertido correr por los tejados, escalar o ir eliminando guardias de formas creativas.

Con cada asesinato, nuestro rango aumenta y vamos adquiriendo nuevas habilidades y armas. Aparte de nuestros puños, tenemos a nuestra disposición una hoja oculta (lo más útil para matar sin que nadie se entere), una espada y una daga (mi favorita). También podemos eliminar a los guardias a distancia utilizando cuchillos que tendremos que reponer robándolos a determinados ciudadanos. El sistema de combate se basa en cubrirse, saber anticiparse al contrario y realizar contraataques en el momento preciso

Gráficamente el juego es realmente asombroso. Las ciudades son inmensas y están llenas de detalles y de gente moviéndose de un sitio a otro y cada calle es totalmente distinta a la anterior. También son destacables las diferencias entre una ciudad y otra. La arquitectura y habitantes de San Juan de Acre no tienen nada que ver con los de Damasco, por ejemplo. Aparte de algún problema menor, como algo de clipping, las animaciones son muy fluidas y nuestro protagonista se mueve por los tejados como un gato. El sonido acompaña perfectamente a la acción y los desarrolladores tomaron la inteligente decisión de prescindir casi por completo de la música, lo que dota al juego de mayor realismo.

Y ahora, después de los elogios, llegan los palos. Empezaré diciendo que el doblaje me parece horrible. Los actores parece que no le pusieron demasiada emoción y da la impresión de que apenas hay un puñado de voces que se repiten una y otra vez en distintos personajes. Siempre es positivo que un juego se traduzca y se doble, pero hay algunas cosas que deben cuidarse tanto en el idioma original como en la localización. Teniendo en cuenta que en cada barrio de cada ciudad salvas a una docena de ciudadanos, sería de agradecer que no se repitiesen siempre los mismos tres o cuatro discursos de agradecimiento. También estaría bien que si salvas a una anciana no te lo agradezca con voz de adolescente. Además, a menudo nos encontraremos con desincronizaciones importantes entre el movimiento de los labios y la voz. Por último, también me he dado cuenta de que en la versión original los personajes hablan con un marcado acento extranjero y eso también se ha perdido en español.

Otra de mis quejas tiene que ver con el aspecto de los personajes no principales. Se nota que el modelado de los personajes está, en general, bastante trabajado, pero hay algunos detalles que son inferiores. Las expresiones faciales, por ejemplo, resultan a menudo muy falsas y hay algo en las texturas de la piel que tampoco termina de convencerme del todo.

Como conclusión, creo que el principal defecto del juego es el hype que se creó antes de su salida y el hecho de querer abarcar demasiado. Me recuerda en cierto modo a lo que pasó con Fable. Se nos vende la moto de tener un mundo inmenso y total libertad para hacer lo que queramos, pero al final todo se mueve a través de acontecimientos predefinidos muy marcados y eso genera una cierta decepción. De todas formas, tengo ganas de ver lo que Ubi es capaz de hacer con una secuela de este Assassin’s Creed que, pese a todo, me parece un juego de esos que todo el mundo debería probar.

07
mar 2008
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS 11 comentarios

11 comentarios a Análisis: Assassin’s Creed

  1. Wayfarer says:

    Buen Análisis, estoy bastente de acuerdo en todo, yo ahora lo estoy jugando y voy por la “segunda ronda” por las ciudades.

  2. Pingback: Lo mejor de la semana del 03/03/2008 al 09/03/2008 at Blogojuegos

  3. Pingback: El Desafío Digital | Los secretos de Assassin’s Creed

  4. Pingback: El Desafío Digital | Real life Altaïr

  5. Pingback: El Desafío Digital | Cómo conseguir el traje de Altair en MGS4…

  6. Pingback: [Análisis] Prince of Persia : El Desafío Digital

  7. Pingback: Assassin’s Creed llega a PSP | El Desafío Digital

  8. Pingback: [Análisis] Prototype | El Desafío Digital

  9. Pingback: [Análisis] Assassin’s Creed II | El Desafío Digital

  10. Pingback: [Análisis] inFamous | El Desafío Digital

  11. Pingback: Los clichés más molestos de los videojuegos | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>