[Análisis] Batman: Arkham Origins

Batman: Arkham Origins

Cuando se anunció Batman: Arkham Origins y se dijo que no iba a estar desarrollado por Rocksteady como los dos anteriores, Arkham Asylum y Arkham City, muchos se temieron lo peor. Sin embargo, creo que Warner Bros. Montreal ha hecho un excelente trabajo con las aventuras del caballero oscuro. Es cierto que el juego no busca innovar demasiado, pero cumple sobradamente con lo que se espera de él y seguro que al equipo de Rocksteady le ha venido bien el descanso para trabajar en la primera entrega next-gen de la saga.

Arkham Origins no sigue cronológicamente a las dos anteriores entregas, sino que se sitúa unos años antes, cuando Batman era todavía casi una leyenda urbana en Gotham. Que nuestro protagonista es más joven e inexperto es algo que queda patente en algunos diálogos, en su brutalidad y en la forma de tratar a su fiel Alfred, pero no afecta en nada a la jugabilidad.

El juego tiene lugar en Nochebuena (quizá por eso no hay ni un habitante de Gotham que no sea un pandillero por las calles) y arranca con Black Mask poniendo precio a la cabeza de Batman. Varios asesinos deciden cobrar la recompensa y Batman tendrá que vérselas con gente como Deathstroke, Deadshot, Killer Croc, El Pingüino, Lady Shiva, Copperhead o Bane.

Batman: Arkham Origins

Además, como la policía todavía no se fía de Batman y encima es bastante corrupta, esta vez no sólo no servirá absolutamente para nada (como ya pasaba en los otros juegos) sino que además tendremos que partirle la cara a más de un miembro de los S.W.A.T.

No sólo el juego se controla igual que los anteriores, sino que encima los gadgets son o exactamente los mismos o variaciones muy ligeras sobre lo que ya conocíamos. La base del juego vuelven a ser los combates contra grandes grupos de enemigos, el desplazamiento por una enorme Gotham y algunas zonas en las que prima el sigilo.

Como en Arkham City, volvemos a estar en una aventura que sigue al dedillo las reglas del sandbox. Un mapeado muy grande para explorar, una misión principal que va haciendo avanzar la historia y muchas misiones secundarias y coleccionables. Vuelven los desafíos de Enigma, aunque esta vez tienen mucha menos gracia, y también tenemos carreras a contrarreloj por la ciudad para desactivar bombas y crímenes espontáneos que detener.

Es una jugabilidad muy entretenida y sigue siendo un placer controlar a Batman y desplazarnos por Gotham. Más incluso que antes gracias a algunas novedades en este sentido que nos permiten un desplazamiento más rápido y con más flow, que dicen los modernos.

Batman: Arkham Origins

Que sí, que Batman: Arkham Origins ofrece lo mismo que los dos anteriores, pero eso no quita que siga siendo un buen juego. Ofrece muchas horas de diversión, muchos desafíos y algunos extras para aumentar su rejugabilidad. Todo ello con un apartado técnico espectacular (pese a los músculos atrofiados de la mayoría de villanos) y aprovechando muy bien el universo de Batman. Un juego de notable alto.

05
feb 2014
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>