[Análisis] Battlefield: Bad Company 2

Hay sagas que debutan a lo grande y otras que lo hacen casi de puntillas. Pese a tratarse de un título de un estudio prestigioso, DICE, y ser editado por uno de los grandes del sector, Electronic Arts, Battlefield: Bad Company pasó un poco desapercibido en su lanzamiento. Su modo campaña, largo y con grandes espacios abiertos lo hacían diferente respecto a la saga Call of Duty, pero también más aburrido. Sin embargo, su modo multijugador era divertido y adictivo y fue lo que atrajo a los jugadores.

El mes pasado llegó a las tiendas su continuación, Battlefield: Bad Company 2, en la que se observa un claro intento de acercarse más a la saga bélica de Infinity Ward, sobre todo a los dos Modern Warfare, pero al mismo tiempo sin perder de vista algunas de las cosas que hicieron que el primer Bad Company tuviese una identidad propia.

El modo campaña para un jugador arranca con una misión secreta durante la II Guerra Mundial en la que vemos a un escuadrón de soldados estadounidenses rescatando a un científico japonés. Sin embargo, el rescate se va al garete cuando explota un arma de enorme poder. Ya en el presente, volvemos a encontrarnos con la compañía B y nos metemos en la piel de Preston Marlowe, que de nuevo irá acompañado del sargento Redford, Sweetwater y Haggard. Los cuatro se encuentran en Rusia intentando recuperar un artefacto. Cuando lo logran, éste resulta ser falso y la compañía B pasa a formar parte de Operaciones Especiales y son enviados a Bolivia para localizar a un agente llamado Aguirre.

A partir de ahí visitamos junglas, desiertos, campamentos militares y ciudades para tratar de impedir que el militar malvado de turno, en este caso un tal Kirilenko, destruya Estados Unidos con esa misteriosa arma que vemos en el prólogo. Una historia muy manida, pero que sirve como excusa para ofrecer una aventura para un jugador más épica y vibrante que en la primera parte, aunque también mucho más breve. El modo campaña puede terminarse en unas 6-7 horas, algo más si intentas localizar todas las armas coleccionables y una serie de equipamiento que tienes que destruir.

El grupo de protagonistas vuelve a funcionar de forma parecida, con Marlowe y Redford imponiendo una cierta cordura mientras Haggard y Sweetwater aportan el toque cómico. La IA funciona más o menos como en la primera entrega, tus compañeros disparan y destruyen, pero las cosas importantes o las haces tú o no las hace nadie.

Una de las cosas que más se disfrutan en el modo campaña es la variedad de situaciones. Tan pronto estás avanzando entre las ruinas de una ciudad como invadiendo una base desde un helicóptero, ordenando bombardeos contra las posiciones enemigas o recorriendo la jungla en quads. No hay un momento de respiro y todo es divertido.

La dificultad del juego ha aumentado de forma notable y en modo normal caeremos en combate más veces de las que podamos contar. En el primer Bad Company contábamos con 100 puntos de vida que se iban reduciendo a medida que recibíamos daño. Para recuperarnos contábamos una jeringuilla que podíamos usar tantas veces como quisiésemos. Además, si moríamos, no siempre se perdía todo lo que habíamos hecho.

En Bad Company 2 se ha optado por algo completamente diferente pero más a la moda. A medida que recibimos daño la pantalla se va poniendo roja, hay salpicaduras de sangre y el sonido se distorsiona. Si nos mantenemos a cubierto durante un rato, recuperamos la salud. Además, el juego funciona mediante puntos de control y, si nos matan, volvemos a empezar desde el último que hayamos pasado. Sin embargo, una de las pocas cosas que no me han gustado del juego es que al morir salimos al menú y tenemos que elegir manualmente si empezamos desde el último punto de control o iniciamos la misión desde el principio. Es una acción redundante y que hace que se pierda más tiempo del necesario en cargas cada vez que te eliminan. Además, resulta especialmente desesperante en dos o tres puntos del juego muy complicados.

Gráficamente el salto de Bad Company 2 es espectacular respecto a su primera entrega. Todos los escenarios son coloridos y llenos de detalles, a diferencia de la limitada gama de marroes y grises que parece haberse instalado en esta generación. Además, pequeños detalles como los reflejos, los rayos de luz pasando a través del follaje en la jungla o el polvo levantándose en el desierto hacen que te quedes embobado. Si a eso le añadimos que hay escenarios muy amplios, con una distancia de dibujado enorme, y que la mayoría de los elementos pueden destruirse, creo que no podemos pedir más.

La banda sonora también ha evolucionado mucho respecto al primer juego. La música, a menudo con melodías desenfadadas, era una forma más de distanciarse de otros juegos de la misma temática. Ahora seguimos encontrándonos con algunas canciones fuera de lugar, pero en general se ha optado por algo mucho más épico. El juego está perfectamente doblado al castellano, aunque las voces originales creo que están algo por encima. Pese a todo, escuchar a tus compañeros gritando ¡pepino! cada vez que aparece un tipo con un lanzamisiles no tiene precio, así como alguna que otra puyita a Modern Warfare 2 que también se agradece.

Sin embargo, en lo que Bad Company 2 vuelve a poner la carne en el asador es en el modo multijugador online que permite enfrentamientos de hasta 24 jugadores (32 para la versión PC). Contamos con cuatro modalidades de juego diferentes. En una de ella debemos proteger o atacar estaciones de comunicación, otra es el típico e imprescindible ‘capturar la bandera’, tampoco podía faltar el no menos imprescindible deathmatch y por último una versión del primer modo pero con dos equipos de cuatro contra cuatro.

El multijugador de Bad Company 2 gira alrededor de las clases de los personajes: asalto, ingeniero, reconocimiento y médico. En función de la clase del jugador, comenzará la partida con un arma diferente y tendrá distintas habilidades: el ingeniero puede arreglar vehículos, el médico cura a sus aliados, etc. A medida que vamos jugando, conseguimos puntos que nos permiten desbloquear nuevas armas o mejoras que nos permitirán ser más competitivos.

Sin embargo, hay dos pilares sobre los que se sustenta este modo y que hacen que sea muy diferente a otros juegos similares. Por un lado, el poder controlar vehículos. Por el otro, el hecho de poder destruir el escenario. En otros juegos, puedes atrincherarte dentro de una casa y saludar a quienes entren con un disparo en la cabeza. En Bad Company 2, si te escondes en una casa o detrás de un parapeto, lo normal es que pierdas tu cobertura en cuestión de segundos. Es imprescindible no dejar de moverse y buscar nuevas posiciones, lo que hace que el juego sea muy dinámico.

Cuando analicé el primer Bad Company en 2008 dije que era un juego de notable, algo por debajo de Call of Duty 4: Modern Warfare en lo técnico, con una dificultad muy escasa en su modo campaña, pero un juego online que todos destacaban y la gran ventaja de contar con escenarios abiertos y destructibles. En esta segunda parte, el juego de DICE ha dado un importante salto de calidad y presenta un apartado visual que, si no está a la altura de Modern Warfare 2, poco le falta. También su dificultad ha aumentado considerablente, como ya he explicado antes, mientras que sus principales bazas: el humor, el modo online y los escenarios, siguen estando presentes. Si los dos únicos defectos de la primera parte han sido corregidos de forma magnífica, creo que es justo decir que estamos ante un juego de sobresaliente que sin duda disfrutarán todos los fans del género tanto en su modo campaña como en multijugador. De los mejores juegos del momento.

Web oficial | Bad Company 2

6 comentarios a [Análisis] Battlefield: Bad Company 2

  1. Pingback: Tweets that mention [Análisis] Battlefield: Bad Company 2 | El Desafío Digital -- Topsy.com

  2. Orestes says:

    Magnífico juego. Campaña divertida e intensa y un online muy sólido. Mucho mejor que el primero, que creo que se quedó a medio camino.

  3. Pingback: Anunciado Battlefield: Bad Company 2 Ultimate Edition | El Desafío Digital

  4. Pingback: Tráiler de Bad Company 2: Vietnam | El Desafío Digital

  5. Pingback: [Análisis] Medal of Honor | El Desafío Digital

  6. Pingback: [Análisis] Battlefield 3 | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>