[Análisis] Dead Space 3

Dead Space 3

Todo lo que se ha leído y escuchado antes de la salida de Dead Space 3 me ha sonado a déjà vu. Que si giro hacia la acción, que si adiós a los elementos de survival horror, que si Visceral Games y Electronic Arts se habían cargado la franquicia… Es lo mismo que se dijo respecto a Dead Space 2 y a mí el juego me gustó tanto como el primero. En este caso las principales quejas han tenido que ver con la aparición de enemigos humanos, con las coberturas y con el nuevo modo cooperativo.

Todavía no he probado el cooperativo, pero el modo para un jugador no tiene nada que envidiarle al de las dos anteriores entregas. Aparte de algunas pocas puertas cerradas que sí requieren jugar con un compañero para poder acceder, en el resto del juego no nos dará la impresión de que la historia estaba pensada para ser jugada entre dos.

En cuanto a los enfrentamientos con humanos y las coberturas hay que matizar varias cosas. Lo primero de todo es que apenas hay una docena de enfrentamientos con humanos en todo el juego y son más bien anecdóticos. Además, muchos de ellos acaban con los necroformos cargándose a los humanos y luego atacándonos a nosotros. En cuanto a las coberturas, en realidad lo único que se ha añadido es que Isaac pueda agacharse y rodar, pero te puedes pasar el juego sin hacer ninguna de las dos cosas. Esto no es un Gears of War, vaya.

Otra de las novedades de esta tercera entrega de Dead Space tiene que ver con el nuevo sistema de creación de armas. En los anteriores juegos teníamos una serie de armas fijas y podíamos ir mejorando sus características a través de unos nodos que encontrábamos por los escenarios. Ahora vamos encontrando piezas y nos montamos nuestras propias armas. Así, podemos tener una pistola de plasma en la parte superior y, como disparo secundario, un lanzallamas. O un rifle de asalto con lanzagranadas.

Dead Space 3

Además, podemos añadir complementos a las armas para que tengan efectos especiales (recoger munición automáticamente, mejorar el cuerpo a cuerpo, electrocutar, quemar o rociar de ácido a los enemigos, etc.) y mejorar sus parámetros con una serie de chips. Todas esas piezas podemos encontrarlas o fabricarlas. Hay varios tipos de materiales que nos vamos encontrando y que nos sirven para crear objetos, componentes o mejorar nuestro traje. Además, tenemos una serie de robots que podemos enviar a recoger esos materiales.

Aquí Electronic Arts ha metido microtransacciones para comprar los materiales que nos falten. Personalmente es una medida que no me gusta nada, pero que por suerte no me ha hecho falta en ningún momento. De hecho, antes de llegar a los últimos capítulos ya tenía mi traje completamente mejorado y tengo la caja fuerte llena de botiquines y munición excedente. Quizá la cosa cambie en modos de dificultad más complicados, pero mucho tendría que cambiar para que hiciese falta pagar por componentes.

Más allá de esas novedades estamos ante un juego muy parecido a Dead Space 2, aunque todavía más variado en cuanto a escenarios. El juego comienza en la Luna, donde el bueno de Isaac Clarke, escondido, intenta recuperarse de su ruptura con Ellie. De ahí volamos hasta las cercanías de Tau Volantis, donde recorremos varias naves no operativas y después llegamos al propia planeta helado, repleto de instalaciones militares y científicas.

El argumento es interesante, en mi opinión más que el de la segunda parte, pero tiene un par de puntos muy flojos. El primero es el absurdo y muy mal llevado triángulo amoroso entre Isaac, Ellie y el nuevo novio de ésta. El segundo, el principal antagonista, Jacob Danik, un chalado religioso con coleta, gafas de pasta y un gusto pésimo para vestir.

Dead Space 3

Técnicamente el juego mantiene todo lo bueno de los anteriores. El sonido es una vez más espectacular, gráficamente el juego es sobresaliente y pequeños detalles, como los del icónico HUD integrado o la luz del casco de Isaac reflejándose en las paredes, le dan un toque estupendo. Los enemigos son muy variados, más que nunca, y su aspecto varía en función de las zonas en las que nos los encontramos. Además, hay varios enfrentamientos contra enemigos de gran tamaño que recuerdan al primer Dead Space.

Si la duda que os hacéis es si este Dead Space 3 ha perdido la esencia de la saga, la respuesta es un rotundo no. No entro en si es un survival horror o no. Francamente, las etiquetas me importan muy poco. La experiencia que el juego nos plantea es muy divertida, a ratos frenética, a ratos pausada, siempre con un buen equilibrio entre los disparos, los puzzles y la recolección de recursos. ¿Que si da miedo? Sí. Casi siempre sabes de dónde va a venir el peligro o en qué momentos te van a intentar asustar, pero la tensión que eso provoca te hace ir asustado la mitad del juego.

Además, y es algo que yo aprecio mucho en un juego, la campaña para un jugador es larga, yo he tardado casi 19 horas en terminarla haciendo todas las misiones secundarias, y después de eso todavía contaremos con el modo cooperativo y con la posibilidad de iniciar una nueva partida en el modo New Game + (que incluye varios modos especiales muy atractivos) o probar otros niveles de dificultad. En resumen: Dead Space 3 no supone un atentado a la franquicia. Es una entrega más, con sus aciertos y sus errores, pero que ofrece una experiencia muy similar a la de los anteriores juegos. Olvidad los prejuicios y disfrutadlo como se merece.

22
feb 2013
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS Sin comentarios
ETIQUETAS

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>