[Análisis] F.E.A.R. 2: Project Origin

FEAR 2: Project Origin

Este fin de semana terminé F.E.A.R. 2: Project Origin para PC y aunque en general parece que el juego no tiene grandes notas o muy buenas críticas, tengo que reconocer que a mí me ha entretenido mucho. Project Origin es la secuela de F.E.A.R. (2006). Se trata de un shooter en primera persona con componentes típicos del survival horror y la posibilidad de ralentizar la acción durante breves períodos de tiempo.

El argumento de F.E.A.R. 2 coincide en el tiempo con el final del primer juego. Nos metemos en la piel de Michael Becket, un miembro de los Delta Force, que es enviado a proteger a Genevieve Aristide. Con la misión en desarrollo, somos testigos de la explosión que ponía punto final al primer juego y despertamos en unas instalaciones subterráneas en las que nos someten a una procedimiento que nos da unos reflejos muy desarrollados. A partir de ese punto podemos utilizar esta habilidad, que será clave en el resto del juego, mientras intentamos acabar con Alma, la niña con poderes mentales que ha causado todo este follón.

FEAR 2

La jugabilidad de F.E.A.R. 2: Project Origin es muy similar a la de cualquier shooter, más allá de nuestros reflejos avanzados. Podemos cargar con muchas armas diferentes (cada una de ellas con sus ventajas e inconvenientes), saltar, correr, realizar ataques cuerpo a cuerpo, subir y bajar escaleras, agacharnos para pasar por zonas bajas… También podemos usar algunos de los objetos que hay por el escenario como cobertura.

Jugablemente destaca la posibilidad de poder montar en armaduras fuertemente armadas para recorrer algunas zonas. Aparte de darnos más poder de fuego, más protección y limitar mucho nuestra agilidad y movimiento, las armaduras se controlan de forma muy similar al resto del juego.

FEAR 2

El sistema de salud de F.E.A.R. 2 nos permite almacenar hasta tres botiquines que podemos usar en el momento en que queramos. También hay inyecciones que nos curan parcialmente y de forma inmediata y chalecos antibalas que nos protegerán de parte del daño.

Técnicamente el juego cumple. No es Crysis, pero los escenarios son amplios, las cargas inexistentes y hay efectos que quedan muy bien en pantalla, como las numerosas visiones de Alma que nos asaltarán cuando menos lo esperemos.

Los escenarios, donde destacan el hospital y el colegio, están llenos de pequeños detalles y habitaciones que podemos explorar. Lo único que realmente se echa de menos en este apartado es una mayor variedad en los enemigos.

FEAR 2

F.E.A.R. 2: Project Origin tiene una duración aproximada de 10 horas y una dificultad más bien escasa. No será habitual que nos maten y si lo hacen se deberá en la mayoría de los casos a no haber estado listos a la hora de usar uno de los abundantes botiquines que hay repartidos por los escenarios.

En general se trata de un FPS que cumple con lo que uno se espera y consigue entretener, aunque su argumento a veces no está muy bien hilvanado y va perdiendo fuelle hacia el final. Pese a todo, ha hecho que tenga muchas ganas al recientemente anunciado F.E.A.R. 3.

20
jul 2010
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>