[Análisis] God of War III

God of War III

God of War III era una de las exclusivas más esperadas de PlayStation 3. Después de los dos títulos anteriores para PS2, era normal que todos estuviésemos deseando ver lo que Sony era capaz de hacer con Kratos en una consola de nueva generación. Iré directo al final y os aseguraré que el resultado supera las expectativas que cualquiera podía tener.

El juego comienza con un asalto en toda regla al Olimpo por parte de los Titanes y de Kratos para deponer (bueno, más bien para cargarse) a Zeus. Ahí comenzará la andadura de Kratos, que volverá a enfrentarse a media mitología griega, incluyendo a deidades como Poseidón, Helios, Hermes, Hades o el propio Zeus en su imparable búsqueda de venganza.

God of War III

God of War III es un juego que entra por los ojos y por los oídos. Es tan jodidamente espectacular en este sentido que a menudo nos encontraremos con la boca abierta. El modelado de Kratos es simplemente perfecto en todos los sentidos y pocas animaciones hemos visto tan trabajadas. El mismo nivel visual se puede ver también en los enormes escenarios, que recorreremos acompañados de melodías corales que nos pondrán los pelos de punta.

La variedad de enemigos es adecuada y aunque sus representaciones gráficas no son tan espectaculares como las del propio Kratos, especialmente cuando hablamos de enemigos pequeños, tampoco cantan demasiado. Las ejecuciones de enemigos normales y jefes son tan brutales como en los juegos anteriores. A menudo demasiado brutales y sádicas, todo sea dicho.

Si hubiese que ponerla una pega al juego sería que, dejando aparte el aspecto gráfico, el desarrollo y la mecánica de juego son básicamente las mismas que en las anteriores entregas. No es que eso sea malo. Al fin y al cabo, tanto God of War como God of War II son grandes juegos, entre los mejores juegos de PS2, pero quizá esperaba algo más de variedad y de innovación con respecto a ellos.

God of War III

Además de las armas habituales de Kratos, que aquí vuelven a cambiar de nombre, como es habitual, el espartano más cabreado de la historia, contará también con unos poderosos guanteletes y otros dos tipos de cuchillas con cadena que tienen ataques ligerísimamente diferentes a las habituales, así como un arco, unas botas que le permiten correr por las paredes y la cabeza de Helios, que iluminará zonas oscuras y revelará secretos escondidos. Pero vamos, como suele ocurrir en este tipo de juegos, al final nos aprenderemos cuatro combos básicos que sean efectivos (L1 más cuadrado, L1 más triángulo…) y nos pasaremos prácticamente el juego entero con ellos.

La dificultad está ajustada. En el modo Dios, el modo normal, el juego se puede terminar en unas 9 horas aproximadamente. Reconozco que me han matado unas cuantas veces, aunque el 80% de ellas ha tenido que ver con algún extraño problema de comunicación entre el doble salto de Kratos y mis dedos que han hecho que me arrojase felizmente al vacío más veces de las necesarias. La cámara tampoco ayuda mucho en algunas ocasiones, aunque para ser una cámara más o menos no está mal del todo.

God of War III

Así que, en definitiva, lo que nos ofrece este God of War III es la misma mecánica de los juegos anteriores pero mucho más espectacular visualmente, con algunos momentos muy destacables y una historia épica por su escala pero con un desarrollo que básicamente consiste en cargarnos cada vez a enemigos más poderosos hasta llegar al final, no demasiado satisfactorio, todo sea dicho.

¿Recomendaría su compra? Sí y mil veces sí. Es un juego que todo poseedor de PlayStation 3 debería tener. Sin embargo, no me parece el mejor juego de la consola y creo que los dos Uncharted están por encima. En general me parecen más innovadores, más rejugables y más inspirados. Es un juego de sobresaliente, pero no llega a la matrícula de honor por ser demasiado continuista, plano y simplista.

30
may 2010
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS 3 comentarios
ETIQUETAS

3 comentarios a [Análisis] God of War III

  1. Pingback: [Impresiones] Demo de Castlevania: Lords of Shadow | El Desafío Digital

  2. Pingback: [Análisis] Castlevania: Lords of Shadow | El Desafío Digital

  3. Pingback: Los clichés más molestos de los videojuegos | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>