[Análisis] Gone Home

Gone Home

Ya nadie duda de que las propuestas más interesantes en el mundo del videojuego están llegando de la mano de desarrolladores independientes. Gone Home es un buen ejemplo de ello. Desarrollado por The Fullbright Company, se trata de una aventura en primera persona. Es complicado hablar de él sin decir demasiado, así que si tienes intención de jugarlo (y deberías) no sigas leyendo.

El argumento de Gone Home comienza con el regreso a casa de Kate Greenbriar, una veinteañera que ha estado varios meses viajando por Europa. Kate vuelve a la casa familiar, una enorme mansión heredada por su padre mientras ella estaba fuera. Tomamos el control de la protagonista justo en la entrada de casa, donde la espera una nota de su hermana adolescente, Sam, en la que le dice que se ha ido y que no intente buscarla.

Nuestro objetivo será precisamente recorrer esta casa desconocido y tratar de averiguar qué ha ocurrido con los padres y la hermana de la protagonista. Así, vamos abriendo cajones, leyendo cartas y documentos, escuchando mensajes en el contestador y aprendiendo sobre el oscuro pasado de la casa y su anterior habitante, aunque esto último realmente es lo que los anglosajones llaman red herring (literalmente, arenque rojo), un recurso literario que distrae la atención del lector o espectador de lo que es realmente importante.

A medida que avanzamos y descubrimos determinados objetos se desbloquean entradas en el diario de Sam que es en realidad la protagonista de la historia. En esos fragmentos hablados Sam nos cuenta cómo es su nueva vida y nos habla de Lonnie, una chica a la que ha conocido en el instituto y de la que se ha hecho amiga. Poco a poco la relación se intensifica y Lonnie y Sam se convierten en pareja. Aunque parezca una historia de terror, lo cierto es que Gone Home nos sorprende con una historia de amor bonita, cotidiana y, sobre todo normal.

Al mismo tiempo, vemos los problemas de los padres de las dos chicas. El padre es un hombre amargado, un escritor frustrado que ahora se dedica a escribir análisis de aparatos de sonido y la madre parece tener un rollete con un compañero del trabajo. Todo esto no se cuenta de forma explícita, sino que se deja entrever a través de documentos personales y de los elementos del propio escenario.

Técnicamente el juego es simplemente correcto. Sus gráficos ofrecen la inmersión necesaria para recorrer con gusto la casa, pero poco más. El sonido sí es más destacable, con una banda sonora interesante y muy acertada que combina melancolía con suspense de forma acertada. Excelente también la voz de Sam que es prácticamente la que nos acompañará durante toda esta investigación.

Tened en cuenta que Gone Home es un juego breve, muy breve. Yo lo terminé en dos sentadas no especialmente largas. Por suerte, también es un juego barato. Es una experiencia interesante y revolucionaria por la forma de narrar las cosas y, aunque realmente no plantea reto alguno, resulta muy gratificante ver cómo van encajando todas las piezas del puzzle. Es un juego refrescante y altamente recomendable.

03
ene 2014
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS Sin comentarios
ETIQUETAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>