Análisis: Heavenly Sword

Mis sensaciones con respecto a Heavenly Sword han ido variando mucho con el tiempo. Al principio era sólo un juego más, con buena pinta y muchas promesas. Después empezó a funcionar la maquinaria del hype y me dejé llevar… al menos hasta que probé la discreta (y breve) demo. El control de Nariko no me convenció demasiado y la expectación bajó considerablemente. Ahora, con el juego completo, por fin puedo dar una opinión definitiva…

Como todos sabréis a estas alturas, el juego nos pone en la piel de Nariko, una bella guerrera que empuña la legendaria Heavenly Sword para tratar de salvar a su clan del ataque del malvado rey Bohan. En su aventura, Nariko tendrá que enfrentarse a las innumerables hordas de Bohan y a sus peligrosos generales, ayudada únicamente por la joven y trastornada Kai y por el legendario poder de su espada.

La Heavenly Sword no es una espada cualquiera. Con ella, Nariko obtiene habilidades muy poderosas y una fuerza y velocidad sobrehumanas. La espada puede utilizarse de tres formas diferentes: como una espada que se maneja a dos manos, como una espada doble o como unas cadenas con cuchillas en su extremo. Cada forma de ataque tiene sus ventajas y sus defectos y cada una nos servirá para detener un determinado ataque del enemigo. La precisión con que ejecutemos nuestros movimientos es muy importante, ya que nuestros enemigos sabrán cubrirse y será necesario contraatacar y romper su guardia para poder vencerles.

Además de las fases de Nariko, a menudo controlaremos a Kai en misiones completamente distintas. La amiga de Nariko es una experta con el arco y con ella practicaremos nuestra puntería y pondremos a prueba el sensor de movimiento del Sixaxis, que responde bastante bien una vez dominamos la mecánica.

Para acabar, voy a tratar de ser breve: Heavenly Sword no es lo que nos habían prometido. Es cierto que es visualmente precioso, es verdad que las secuencias de vídeo son una maravilla y que se nota el trabajo realizado en la captura de movimientos y en el apartado artístico del juego, pero se han olvidado de lo más importante: la jugabilidad. El control de Nariko a menudo es caótico y las secuencias en las que debemos introducir botones le hacen perder ritmo. Por si fuera poco, el juego se puede terminar en su suspiro y los premios que se consiguen al rejugarlo no merecen la pena. En resumen: Heavenly Sword no es un mal juego, pero no es mejor en su género que el espejo en el que se mira, God of War, o que el Ninja Gaiden de Tecmo.

19
nov 2007
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS 9 comentarios

9 comentarios a Análisis: Heavenly Sword

  1. Pingback: Lecturas recomendadas: V edición · El Blog de Manu

  2. Pingback: El Desafío Digital | Los mejores finales de los videojuegos

  3. Pingback: Enslaved, lo nuevo de Ninja Theory | El Desafío Digital

  4. Pingback: Nuevas capturas e información de Enslaved | El Desafío Digital

  5. Pingback: Tráiler de Enslaved | El Desafío Digital

  6. Pingback: [Análisis] Singularity | El Desafío Digital

  7. Pingback: Capcom desvela el nuevo Devil May Cry | El Desafío Digital

  8. Pingback: El arte de Alessandro Taini | El Desafío Digital

  9. Pingback: [Análisis] Enslaved: Odyssey to the West y Pigsy’s Perfect 10 | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>