[Análisis] ICO

Hace justo diez días publiqué mi análisis del gran Shadow of the Colossus. Unos días después retomé mi partida al ICO, que tenía abandonada prácticamente al principio del juego. Hace escasos minutos he visto el final. Es complicado decir algo sobre este juego que no se haya dicho ya multitud de veces, así que voy a limitarme a dar mi opinión sobre él sin más.

Ico es el nombre del muchacho protagonista de esta aventura. Cuando la historia arranca, dos hombres le conducen hacia una misteriosa fortaleza, le encierran en una especie de tumba y le dejan allí para morir. Su pecado es tener cuernos, un signo de estar maldito. Casi por pura casualidad, Ico queda libre de su cautiverio y comienza a recorrer su prisión. Poco después se encuentra con una joven muchacha de aspecto frágil que está encerrada en una jaula. Ico consigue liberarla y a partir de ese momento ambos tratarán de escapar.

El problema es que Yorda, que así se llama la chica, no puede hacer mucha de las acciones que realiza Ico. Por tanto, nuestra misión es guiarla a través de los puzzles y plataformas del juego y ayudarla a cruzar obstáculos de otro modo insalvables. Además, una legión de seres de las sombras persigue a Yorda y aprovecharán cualquier descuido de Ico para arrastrarla hacia unos portales. Si eso ocurre, se acabó el juego.

Al igual que ya comenté hablando del segundo juego del equipo liderado por Fumito Ueda, ICO es un claro ejemplo de que se puede hacer arte con los videojuegos. Como esos cocineros insoportables que dicen “deconstruir” los platos típicos. ICO se dedica a deconstruir el concepto clásico de un videojuego. No tenemos indicadores en pantalla que nos indiquen los puntos, la vida, los objetos que llevamos equipados o el tiempo que nos queda. No tenemos una música estridente y repetitiva sonando en todo momento, sino que el silencio absoluto y el sonido del viento es lo poco que nos acompaña.

Si en un juego típico sólo tendríamos que preocuparnos de nosotros mismos, en ICO debemos hacernos cargo también de Yorda. Llevar a la chica de la mano, ayudar a que siga avanzando y evitar que sea raptada serán nuestras principales preocupaciones en el juego. Los puzzles no son excesivamente complicados y sólo el hecho de dejar a Yorda sola durante demasiado tiempo puede complicarnos realmente la vida.

Es importante hablar de uno de los aspectos del juego: la inteligencia artificial de Yorda. No siempre podemos llevar a la etérea chica de blanco cogida de la mano. A menudo tendremos que dejarla ir para ir allanándole el camino y después llamarla de nuevo a nuestro lado. A veces eso implica que ella tenga que saltar un agujero o un pequeño obstáculo, o bien subir o bajar por una escalera. Aunque en general se nota que la IA está trabajada, no siempre responde como sería deseable. Por ejemplo, puedes indicarle a Yorda que suba por una larga escalera detrás de ti y darte cuenta de que “se atasca” y sube y baja constantemente el primer peldaño. En otras ocasiones, si la llamamos desde lejos, le costará encontrar el camino adecuado para llegar hasta donde nosotros estamos. Son problemas comprensibles para la época en la que se desarrolló el juego y aunque a veces pueden molestar, no llegan a ser desesperantes.

Técnicamente el juego es impresionante, más aún que su sucesor. Los espacios son enormes, las cargas prácticamente inexistentes (sólo al traspasar determinadas puertas) y las animaciones son más naturales y fluidas que las de Shadow of the Colossus. La iluminación juega un importantísimo papel y está recreada con mucho detalle. No olvidemos que hablamos de un juego desarrollado en 2001, cuando PS2 llevaba muy poco tiempo en el mercado. De hecho, el desarrollo de ICO comenzó en PSX y después se dio el salto al nuevo sistema (como podéis ver en algunos fragmentos de este vídeo).

¿Merece la pena jugar a ICO a estas alturas? Sin duda. Primero porque es casi un pecado no haber disfrutado de uno de los juegos más bellos (en todos los sentidos) de la pasada generación. Segundo, porque después de la relativamente reciente reedición se trata de un juego muy fácil de encontrar y además barato. Y tercero, porque se trata de un título breve, que no os llevará más de 5 ó 6 horas terminar por primera vez y que a partir de ese momento sin duda tendrá un rincón en vuestro corazoncito gamer.

16
jun 2008
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS 7 comentarios
ETIQUETAS

, , ,

7 comentarios a [Análisis] ICO

  1. Slyjss says:

    Lo ví. A 30 € en un Gamestop. Pero alguien se lo llevó antes que yo. Nunca me perdonaré ese error.

  2. Yo lo compré antes de la reedición en un Game por 20€ y totalmente impecable :D

  3. Jarkendia says:

    Imperdonable que aún no me haya hecho con él, a pesar de haber leido en incontables ocasiones sobre el juego. A ver si cae pronto…

  4. Pingback: Lecturas recomendadas · El Blog de Manu

  5. Pingback: Yoshida sobre el Team ICO: “They have something really, really good on the way” « All your base are belong to us

  6. Pingback: El Desafío Digital | Guillermo del Toro: “ICO y Shadow of the Colossus son obras maestras”

  7. Pingback: Así son Ico y Shadow of the Colossus en HD | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>