[Análisis] Killzone 3

Killzone 3

Estar con un pie roto hace que una gran parte de tu tiempo libre lo pases en casa. Cuando tienes una larga lista de juegos pendientes viene bien para ponerse al día, que es precisamente lo que he hecho con Killzone 3. Lo tenía comprado desde hace meses, pero no me había puesto todavía con él. Esta tercera entrega continúa exactamente donde lo dejó la segunda: con la muerte de Visari tras la invasión de Helghan por parte de la ISA.

Bueno, en realidad empezamos unos meses después, con una fase muy innecesaria que sirve como tutorial, y después volvemos a ese punto. Las tropas de la ISA intentan abandonar a toda prisa el planeta, pero un gran número queda allí aislado. Hay un supuesto armisticio, pero los Helghast no parecen por la labor de respetarlo y tendremos que ponernos de nuevo en la piel de Tomas Sevchenko, Sev para los amigos, y empezar a matar a estos nazis espaciales con Rico a nuestro lado.

Entre Killzone y Killzone 2 hubo un espacio de cinco años. Entre la segunda y la tercera parte sólo de dos. Personalmente creo que eso se nota. Es cierto que Guerrilla Games ya disponía del motor gráficos y de modelados, así que es normal que el tiempo de desarrollo se redujera notablemente. Sin embargo, tengo la impresión de que este Killzone 3 es un producto menos pulido que Killzone 2.

Killzone 3

La jugabilidad es básicamente la misma, con el añadido de alguna arma y las fases en las que podemos usar un jetpack. En general durante la campaña me ha dado la sensación de que el juego era mucho más sencillo que su antecesor. En Killzone 2 me llamaba la atención la cantidad de impactos que podía recibir un enemigo antes de caer y los pocos que podía recibir tu personaje. Había que ir con pies de plomo. Aquí es todo más normal, más parecido a lo que podemos encontrar en otros shooters bélicos. Eso lo hace menos frustrante, pero le quita algo de personalidad.

Lo que sí cambia mucho es el entorno, que permite al apartado gráfico lucirse mucho más. Los entornos urbanos e industriales de Killzone 2, que eran demasiado monótonos y parecidos entre sí, dejan paso en Killzone 3 a escenarios más naturales y variados, con grandes zonas nevadas, combates espaciales, fauna y flora autóctonas… Lo cierto es que se agradece esa variedad, aunque el apartado gráfico, valorado como un todo, no creo que esté muy por encima del de la anterior entrega.

Killzone 3

La campaña tiene una duración aceptable, aunque no es especialmente rejugable. Ya sabéis que yo paso bastante de los modos online y en este caso no es una excepción, aunque todo el mundo insiste en que es la mejor parte del juego así que tenedlo en cuenta. Por lo demás, me ha parecido una secuela aceptable, con un argumento algo flojo (tampoco le podemos pedir maravillas a un FPS) y un final ligeramente decepcionante. Como ya dije al analizar Killzone 2, no estamos ante una de esas exclusivas que venden consolas, pero es sin duda un buen juego y un muy buen shooter.

21
sep 2012
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS Sin comentarios
ETIQUETAS

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>