[Análisis] Portal 2

Valve tenía una difícil papeleta para superarse con Portal. El juego, lanzado en 2007 como parte de The Orange Box, se convirtió en un éxito inmediatamente. Tanto la crítica como los aficionados estaban de acuerdo en que se había logrado crear una experiencia fantástica, aunque sin duda demasiado breve. Sin embargo, Valve no suele decepcionar y Portal 2 es todo lo que era el primero y más.

De nuevo los pilares del juego son la resolución de puzzles y el humor absurdo. El argumento de Portal 2 comienza con Chell, la protagonista del primer título, despertando en lo que parece ser la habitación de un hotel. Sin embargo, pronto nos daremos cuenta de que en realidad hemos estado durmiendo durante años. En todo ese tiempo sin GLaDOS las instalaciones de Aperture se han deteriorado mucho y la naturaleza se ha apropiado de ellas.

Ayudada por Wheatley, un núcleo de personalidad muy miedoso, bastante incompetente y con acento británico, Chell tendrá que escapar una vez más del laboratorio usando su pistola de portales. Sin embargo, para que no nos aburramos con los portales, Valve ha introducido numerosas novedades en Portal 2. Por ejemplo, ahora tendremos puentes, haces de luz y unos geles con distintos efectos que también tendremos que utilizar para seguir avanzando.

Esa combinación de mecánicas hace que Portal 2 sea mucho más variado e interesante que su predecesor. Sí, vale, se ha perdido el factor sorpresa, pero se ha compensado de muchas otras formas. Una de ellas es la inclusión de un modo cooperativo para dos jugadores.

En ese modo cooperativo, que podemos jugar tanto online como offline (con pantalla partida), cada jugador es un pequeño robot con la habilidad de crear portales. Para ir avanzando será necesaria la colaboración entre los dos, haciendo el reto más complicado y mucho más divertido.

El argumento del modo cooperativo está relacionado con el del modo para un jugador y sucede cronológicamente más tarde, pero ambos pueden jugarse de forma independiente sin muchos problemas. En los dos encontraremos numerosos y bienvenidos guiños al primer Portal.

Técnicamente es complicado notar mejoras importantes. Sí, el juego se ve aceptablemente bien y funciona muy fluido, pero no es un título para presumir de gráficos o efectos visuales. La (escasa) música, las voces y los efectos de sonido son también muy buenos y el doblaje español no está mal, aunque no se acerca a la genialidad del doblaje original.

Portal 2 es, por tanto, un juego imprescindible para los fans del primero. Es ágil, es divertido, te obliga a pensar e introduce suficientes novedades como para mantener la idea fresca. Que se te encienda la bombillita y consigas resolver un puzzle que te ha tenido bloqueado es una gran satisfacción. Además, su duración, la única pega del primer Portal es considerablemente mayor y una vez terminamos el modo para un jugador todavía tenemos el cooperativo para echarle varias horas más. Ni lo penséis, es una compra obligada.

06
jun 2011
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS Sin comentarios
ETIQUETAS

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>