[Análisis] Shadow of the Colossus

Sí, lo sé: estoy analizando un juego de 2005. Pero creedme, merece la pena. Si alguien a estas alturas todavía no se había pasado Shadow of the Colossus lo único que puedo hacer es recomendarle que lo haga cuanto antes. Se ha hablado mucho de si los videojuegos eran un arte o no. Si yo tuviese que defender la primera opción, sin duda mi principal prueba sería este juego de Fumito Ueda. Aunque en este caso se trataría de arte minimalista. Y es que Shadow of the Colossus no tiene nada accesorio. Todo en él está bien pensado y rompe los moldes del género de aventuras logrando un producto fresco e innovador en todos sus aspectos.

La historia comienza cuando el protagonista, Wander (también llamado Wanda), decide ir contra las tradiciones de su gente para salvar a su amada. Mono, que así se llama ella, ha sido sacrificada por considerarla maldita y en la introducción vemos cómo Wander la lleva al terreno vedado en el que transcurre el juego y deposita su cuerpo en un altar. Allí habla con Dormin, un ser inmaterial que le promete resucitar a Mono si Wander derrota a dieciséis temibles colosos. A partir de ahí la mecánica del juego es simple: Wander debe encontrar uno por uno a cada coloso y derrotarlo. Para ello sólo contará con una espada, un arco y con Agro, su caballo.

Si Shadow of the Colossus fuera un juego normal, llegar al enfrentamiento con cada coloso sería un tedioso proceso en el que nos enfrentaríamos a multitud de enemigos. Sin embargo, los únicos rivales que vamos a encontrar en este título son los propios colosos. Se trata de seres enormes, a mitad de camino entre animales, castillos y máquinas. Para derrotarlos, Wander tendrá que trepar por sus enormes cuerpos y encontrar sus puntos débiles. Al principio es sencillo, pero la dificultad se va incrementando y nos veremos obligados a pensar en cómo aprovechar nuestras escasas habilidades y las condiciones del entorno para vencer a cada gigante.

Otra de las cosas que hace que este juego sea especial es que no hay cargas ni transiciones. El mundo entero en el que se desarrolla el argumento está ante nosotros y podemos recorrerlo de cabo a rabo a lomos de Agro sin tener que esperar ni un segundo a que cargue. Sí, es cierto que los gráficos no son nada impresionantes. Ahora que tenemos la vista acostumbrada a los alardes gráficos de la nueva generación puede resultar complicado cambiar el chip en algunos momentos, pero parte del encanto del juego está ahí y desde luego lo que sí han logrado los desarrolladores del Team ICO es crear una ambientación onírica y fantástica realmente impresionante.

También es curioso que el juego prácticamente no tenga música. Nuestros gritos y silbidos para llamar a Agro y el ruido de los cascos de éste son algunos de los pocos sonidos que escucharemos… al menos hasta que nos enfrentemos a un coloso. Ahí sí tendremos preciosas melodías ambientales de una calidad realmente excepcional. También se realizó un buen trabajo con las voces que, aunque escasas, se nota que están trabajadas. Además, se grabaron en un idioma creado para la ocasión, lo que ha evitado tener que doblar el juego para cada territorio.

En resumen, Shadow of the Colossus es un juego único, que posiblemente no guste a todo el mundo, pero que sin duda es una excepcional muestra de que se pueden hacer cosas interesantes sin necesidad de seguir el camino marcado. Sus fallos, como una cámara algo caótica en los combates contra los colosos o un acabado gráfico bonito pero nada espectacular, quedan empequeñecidos ante la mágica historia y un diseño artístico incomparable. En estos momentos sólo puedo pensar en qué será capaz de hacer el Team ICO en su próximo juego con la potencia de PlayStation 3.

06
jun 2008
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS 6 comentarios

6 comentarios a [Análisis] Shadow of the Colossus

  1. Kaworu says:

    El juego es una maravilla y coincido contigo punto por punto, pero se me hace extraño que en vez de hablar del inestable frame rate lo hagas de los graficos que son que mas dignos teniendo en cuenta el año y la maquina.

  2. Yo es que creo que tengo algún defecto que me impide apreciar los problemas de frame rate :P Así que no es algo que me preocupe excesivamente. Pero cuando comparas SotC con juegos de la misma época (2005-2006) como MGS3 o FFXII, hay que reconocer que gráficamente desmerece.

    Está claro que era o eso o tener una carga cada dos por tres lo que hubiera matado totalmente el ritmo del juego, pero ya que se curraron tanto la estética, me gustaría haberlo podido ver mejor reflejado en la pantalla.

  3. Slyjss says:

    Un análisis de este juego nunca está de más :)

  4. Pingback: Blogojuegos » Blog Archive » Lo mejor en Blogojuegos

  5. Pingback: El Desafío Digital | [Análisis] ICO

  6. Pingback: [Análisis] Nier | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>