[Análisis] Soul Calibur IV

Mucho ha llovido ya desde que nació Soul Blade, la primera parte de la serie Soul Calibur. En 13 años hemos pasado por tres generaciones diferentes de consolas y ahora estamos inmersos de pleno en la era de la alta definición. Soul Calibur IV supone precisamente la llegada de la saga a esa alta definición y a la next-gen. Sin embargo, el núcleo de esta serie de juego se ha mantenido exactamente igual y, aunque con ligeros cambios e importantes saltos gráficos, la mecánica sigue siendo la misma tantos años después.

Soul Calibur IV nos ofrece una vez más combates con armas blancas empuñadas por luchadores de muy distinto origen y estilo. Desde samuráis japoneses a piratas españoles, pasando por guerreros chinos, ninjas y sacerdotisas griegas. Desde katanas a floretes, desde los salones de un palacio a una cueva congelada. Pero ahora todo es visualmente más espectacular aún. Los detalles son incontables tanto en los escenarios como en los propios personajes.

¿Pero qué novedades presenta Soul Calibur IV respecto a sus predecesores más allá del apartado técnico? No muchas. Seguimos teniendo un modo historia (esta vez más breve de lo normal), un modo arcade, un modo versus y el típico modo en el que tenemos que luchar en distintas condiciones, generalmente adversas. En esta ocasión, el modo se llama Tower of Souls y nuestra misión será ir ascendiendo por los pisos de la torre. A menudo podremos contar con hasta dos personajes que nos ayuden a derrotar a los siempre peligrosos rivales y, si cumplimos ciertas condiciones, podremos tener acceso a nuevos items para el editor de personajes.

Sí, así es. El editor de personajes que apareció en Soul Calibur III vuelve a la carga y lo hace mejor que nunca. Las posibilidades, que ya parecían infinitas en la entrega anterior ahora son más amplias si cabe. Por ejemplo, antes teníamos una serie de voces prefijadas. Ahora también, pero además podemos modular cada voz adaptándola a nuestro gusto. Otra de las novedades es que podemos modificar la complexión de nuestros personajes haciendo que sean más delgados o más gruesos y que tengan los músculos más o menos marcados.

El número de prendas de ropa, accesorios y piezas de armadura que podemos usar sigue siendo muy alto y los personajes creados con el editor tienen muy poco que envidiar a los personajes “de serie” (como siempre, esto depende mucho del gusto de cada uno). También podremos editar la ropa de los personajes protagonistas, aunque en este caso estamos algo limitados. Por ejemplo, podemos cambiar el pelo y su color, o cambiar completamente la ropa, aunque no podremos variar su rostro, voz o complexión.

Otra de las novedades del juego es un sistema de habilidades. Antes, cada arma tenía vinculados unos pros y unos contras (romper la guardia del rival, absorber su vida con cada golpe…). Ahora esas habilidades están vinculadas al nivel de cada estilo de lucha. Por ejemplo, si hacemos que el estilo de Mitsurugi alcance el nivel 7, todos los personajes que usen ese estilo tendrán acceso a determinadas habilidades. Para equiparlas es necesario tener en cuenta una serie de puntos distribuidos en diferentes parámetros. Es decir, no podemos elegir lo que queramos, sino que todo dependerá de unos puntos que vienen dados por las prendas que el personaje lleve equipadas.

Quizá lo mejor de Soul Calibur IV es que podremos usar a nuestros personajes propios (o las modificaciones de los protagonistas) para competir online contra nuestros adversarios. Todavía no he tenido la oportunidad de hacerlo, ya que de momento me estoy centrando en el modo para un jugador y en obtener todos los objetos, pero puede ser algo realmente grandioso.

En el aspecto jugable todo sigue más o menos igual. Como únicas novedades podríamos mencionar que los impactos de guardia se han diversificado y que ahora hay unos Critical Finish que podemos ejecutar cuando la Soul Gauge de nuestro rival llega a un punto determinado. Este ataque supone el fin del combate y cuando lo activamos se inicia una secuencia bastante espectacular que nos muestra el golpe. Sólo os diré que en más de 20 horas de juego no lo he hecho ni una vez.

Dentro de los combates también podemos encontrarnos con una ligera innovación: el equipo de los personajes puede ser destruido (en Soul Blade las armas ya podían romperse). Esto sí es bastante habitual, pero no supone demasiado a nivel jugable. Simplemente podemos acabar luchando en taparrabos, que siempre tiene su punto.

Uno de los aspectos polémicos del juego ha sido la inclusión de muchos personajes invitados. Además de los galácticos Yoda, Darth Vader y el Aprendiz (mi personaje favorito), también hay varios personajes creados por reconocidos mangakas (Angol Fear, Shura, Sheherazade, Ashlotte y Kamikirimusi). De hecho, los únicos personajes del juego que se unen a la plantilla de titulares son el jefe final, Algol, y Amy, que ya hacía una discreta aparición en Soul Calibur III.

Es verdad que los personajes de la saga Star Wars no pegan demasiado, pero son un añadido curioso que puede hacer el juego atractivo para algunos. En cuanto a los invitados, a excepción de Angol Fear, que tiene una estética completamente diferente al del resto, los demás son simples clones que usan el estilo de otros personajes. Por ejemplo, Shura lucha como Cervantes pero con dos Katanas, Kamikirimusi lucha como Nightmare pero con un mazo, etc. En un juego tan orientado a la creación de personajes no me disgusta para nada que añadan más opciones con las que luchar. Al final, si uno no quiere utilizar a determinados personajes, nadie le obliga.

En resumen, Soul Calibur IV no innova excesivamente, sino que se limita a evolucionar respecto a lo anterior, como ya hicieron las dos entregas anteriores. Visualmente es el mejor juego de lucha que os podáis encontrar y sus combates son tan dinámicos y divertidos como siempre. La creación de personajes y el modo online prometen horas y horas de juego y jugablemente divertirá tanto a los veteranos de la saga como a los que se acerquen a ella por primera vez. En mi opinión es una compra segura tanto para los usuarios de Xbox 360 como para los de PS3. Un juego que no hay que dejar escapar.

11
ago 2008
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS 6 comentarios

6 comentarios a [Análisis] Soul Calibur IV

  1. Slyjss says:

    A lo mejor me o termino pillando, porque me quedé con ganas de comprarme el SC 3 pero no pude, así que si esté es una versión mejorada, para mí sobra. Y tengo unas ganas enormes de meterle mano al editor de personajes, a ver qué sale.

  2. Lo del editor es la polla. Lo malo es que para aprovecharlo del todo hay que dedicarle mucho tiempo al resto de modos para conseguir que los objetos estén disponibles y dinero suficiente para comprarlos.

  3. Pingback: El Desafío Digital | [Impresiones] Demo de Star Wars: El Poder de la Fuerza

  4. Pingback: Soul Calibur V | El Desafío Digital

  5. Pingback: Patroklos y Siegfried en Soul Calibur V | El Desafío Digital

  6. Pingback: [Impresiones] Soul Calibur V | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>