[Análisis] Spider-Man: Dimensions

Spider-Man: Dimensions

Spider-Man: Dimensions, o Spider-Man: Shattered Dimensions, es la última aventura del héroe arácnido en el mundo de las consolas. El juego ha sido desarrollado por los canadienses de Beenox y editado por Activision y nos permite controlar a cuatro versiones diferentes del personaje de Marvel, procedentes de cuatro universos alternativos.

El argumento del juego arranca con un combate entre Spider-Man y Misterio en el que una extraña tableta de piedra acaba rota en pedazos. Los trozos se distribuyen entre distintas realidades y Madame Web habla con cuatro versiones diferentes de Spider-Man para que la ayuden a restaurar la normalidad al universo: Amazing Spider-Man, Spider-Man Noir, Ultimate Spider-Man y Spider-Man 2099.

Cada una de esas encarnaciones del héroe, cada uno de esos diferentes universos, ofrece retos y habilidades diferentes. Los escenarios de Amazing Spider-Man y Ultimate Spider-Man son los más parecidos entre sí en cuanto a mecánica, pero Spider-Man 2099 ofrece misiones más ágiles y frenéticas, mientras que en el mundo de Spider-Man Noir tendremos que depender principalmente del sigilo.

Spider-Man: Dimensions

Por lo demás, las distintas encarnaciones de Spider-Man se parecen mucho entre sí y se controlan de forma muy similar. El sistema de combate está basado en esquivar y contraatacar, aunque la escasa dificultad (al menos en modo normal) no invita a complicarse la vida y lo normal es repartir leña sin complicarse demasiado.

Spider-Man: Dimensions está organizado en tres bloques de cuatro misiones cada uno. Cada una de esas cuatro misiones se desarrolla en uno de los diferentes universos y tiene como rival a uno de los villanos clásicos de Spider-Man: Electro, el Hombre de Arena, Buitre, Kraven, Juggernaut, el Duende Verde…

En cada misión contamos con una serie de desafíos que, al cumplirlos, nos dan esencia arácnida, que podemos usar para comprar distintas mejoras o trajes. El juego nos permite volver atrás y repetir las misiones para lograr desafíos y obtener una mejor puntuación final.

Además, en cada nivel hay una serie de insignias que podemos recoger para obtener más esencia y recuperar salud, así como unas arañas escondidas que forman parte de los desafíos. Las insignias son relativamente sencillas de encontrar, pero para lograr todas las arañas hará falta repetir los niveles con calma más de una vez.

Spider-Man: Dimensions

Técnicamente Spider-Man: Dimensions es muy resultón. Cada uno de los universos tiene un aspecto muy distinto. No tiene nada que ver el colorido cel-shading de Amazing Spider-Man con la oscuridad de Spider-Man: Noir o las luces de neón de Spider-Man 2099. Las animaciones del personaje son algo irregulares, pero en general buenas y son muy fieles a lo que estamos acostumbrados en los cómics, películas y series de animación de Spidey.

El doblaje, aunque sólo en inglés, también es bueno, y además hacen acto de presencia los tradicionales chistes y coñas del protagonista. En este sentido lo único criticable es que los subtítulos no aparecen siempre y quien no sepa inglés sentirá a menudo que se está perdiendo cosas.

En cuanto al control, al principio cuesta un poco hacerse con él, pero antes de terminar el primer escenario ya os habréis acostumbrado a balancearos de lado a lado y saltar de soporte en soporte. En este sentido lo único que no acaba de estar pulido es lo de trepar por las paredes, principalmente porque la cámara dificulta el avance al hacerlo.

Spider-Man: Dimensions

Spider-Man: Dimensions me ha recordado mucho a Batman: Arkham Asylum en cuanto a que es en cierto modo un homenaje a uno de los héroes de papel más conocidos. Además, el tipo de recompensas obtenidas por ir avanzado, como las biografías y modelados de los personajes o la posibilidad de ir comprando mejoras también contribuyen a ese parecido. Eso por no hablar del sentido arácnido que es muy similar a la visión de detective de Batman en el título de Rocksteady.

Sin embargo, el desarrollo de ambos juegos es muy distinto. En Batman: Arkham Asylum tenemos un enorme escenario que podemos recorrer con una cierta libertad y tranquilidad, mientras que en Spider-Man: Dimensions los niveles son más pequeños en cuanto a extensión y vamos avanzando poco a poco. Llegamos a una zona, eliminamos a una serie de enemigos, avanzamos a otra zona, resolvemos algún puzzle… y así hasta llegar al jefe final del nivel.

El hecho de tener distintas encarnaciones de Spider-Man es una de las grandes bazas del juego, pero también creo que es uno de sus principales defectos porque da la impresión de que el juego está demasiado desestructurado narrativamente hablando. Si en lugar de eso, nos hubiesen ofrecido una aventura más tradicional, con un único personaje al que ir mejorando de principio a fin y más posibilidades de explorar, Spider-Man: Dimensions habría sido un título de mucha mayor entidad. Tal y como es, se queda en una buena licencia del héroe de Marvel, con un aspecto sobresaliente y algunos puntos muy destacables, pero también falta de entidad y de épica.

24
sep 2010
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS 2 comentarios

2 comentarios a [Análisis] Spider-Man: Dimensions

  1. jrosz says:

    oye pero este ya me lo termine y en realidad nunca aparece green goblin (duende verde) aparece hobgoblin (duende del spiderman miguel o’hara del 2099) y aparece el goblin (duende) quien es el mas parecido pues se apellida osborn pero el es un duende de nacimiento y se viste como humano para no parecer un freak de circo como vulture y hammerhead

  2. Pingback: Tráiler de Spider-Man: Edge of Time | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>