[Análisis] SSX

Antes de dar mi opinión sobre SSX, la nueva entrega de la saga de snow de Electronic Arts, debo decir que apenas he esquiado un par de veces y jamás he hecho snowboard o skate. Mis experiencias con esta disciplina se limitan a unas cuantas horas con el 1080º Avalanche de GameCube y otras tantas con el Amped de la primera Xbox.

Dicho esto, ¿de qué va este SSX? Pues básicamente de tirarse montaña abajo en una tabla e intentar a) conseguir más puntos que nadie o b) llegar antes que tus rivales al final del recorrido. Lo primero se consigue encadenando un truco tras otro. Lo segundo, esquivando rocas y árboles, saltando grietas y encontrando atajos. Las dos cosas son muy satisfactorias, pero ninguna de las dos es sencilla.

SSX comienza con un tutorial que nos explica las distintas figuras que podemos hacer sobre la tabla. Mientras caemos desde un helicóptero. En cuanto tocamos la nieve, todo lo demás es cosa nuestra. Nos darán consejos de vez en cuando, pero ahora todo es cuestión de practicar mucho, aumentar de nivel y conseguir suficiente dinero para comprar mejor equipo.

La única concesión que nos hace el juego es la posibilidad de rebobinar para evitar ese árbol caído que nos acabamos de comer o aprovechar ese barandilla que hemos dejado escapar. Estos rewinds funcionan un poco como en el Need for Speed: The Run del que os hablé recientemente, aunque con una importante diferencia: aquí el tiempo no se detiene.

Supongo que ya os ha quedado claro que SSX no es precisamente un paseo. No se trata sólo de aprender lo básico, sino de dominar los controles y de conocer perfectamente las pistas. De hecho, no te preocupes si al principio vas de derrota en derrota. Es normal. El problema es que también puede ser muy frustrante para los que no tenemos mucha paciencia, mucha habilidad o ninguna de las dos.

Visualmente el juego es bonito, aunque tampoco enamora a primera vista. La estética de los personajes tiene algo gamberro que personalmente me desagrada y, como casi todos los juegos de deportes extremos, parece que únicamente participen raperos salidos del ghetto. En el otro plato de la balanza, los escenarios son inmensos, los recorridos son muy largos (esto se agradece mucho) y todo va muy fluido pese a la velocidad.

Así pues, con este SSX tenemos un juego con un envoltorio correcto, un control asequible desde el principio pero que requiere dedicación para llegar a dominarlo y una dificultad a menudo irritante que puede hacer que algunos mandos salgan volando. A veces esa dificultad viene dada por nuestra (mi) inutilidad y otras veces porque parece que el juego tiene algo personal contra ti. Esto último es lo que pasa con escenarios oscuros llenos de trampas que tienes que recorrer a toda velocidad. El juego se disfruta cuanto más se domina, pero quienes no tengan experiencia previa al principio sentirán que llegar a dominarlo supone una inversión de tiempo y esfuerzo demasiado grande. Tenlo en cuenta.

23
mar 2012
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS Sin comentarios
ETIQUETAS

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>