[Análisis] The Last of Us

The Last of Us

Es complicado hablar de The Last of Us. La expectación que el juego había logrado crear desde su anuncio hasta su salida lo situaban directamente como el principal candidato al juego del año y el anuncio de las consolas de próxima generación lo ha convertido en el canto del cisne de la generación actual. ¿Sobrevive el juego a todo ese hype o el resultado está por debajo de lo esperado?

Personalmente no me ha decepcionado en casi nada. Esperaba un nivel técnico sorprendente, valores de producción muy altos, buena caracterización de personajes y una historia interesante. Todo eso lo tiene. Sin embargo, reconozco que esperaba también que las mecánicas jugables se desviasen más de las de la saga Uncharted.

No llegaría a calificar el juego como un shooter porque no es así y es evidente que no es eso lo que Naughty Dog buscaba, pero la cantidad de armas que podemos llevar tiene poco que envidiar al arsenal de Nathan Drake. Hubiese estado bien que tanto nuestro personaje como los enemigos tuviesen menos acceso a armas de fuego. Es cierto que la munición es escasa, pero nunca te quedas sin balas de un arma o de otra.

The Last of Us

Otro motivo para no meterlo en el saco de los shooters es que el sigilo tiene mucha importancia, sobre todo al enfrentarse a determinados tipos de enemigos. Ser sigiloso o usar el cuerpo a cuerpo es más lento, pero también es infinitamente más gratificante y te complica menos la vida que intentar acabar con todo el mundo a balazos.

El juego está ambientado 20 años después de que haya una pandemia en la Tierra provocada por un hongo. Ese hongo se transmite en el aire mediante esporas o por contacto sanguíneo y convierte a los humanos en zombis hambrientos (aunque se han cuidado de no usar la palabra zombi en todo el juego). Los gobiernos no existen, reina la anarquía y los pocos humanos que siguen vivos lo hacen en comunas o en zonas en cuarentena dirigidas por el ejército.

El argumento nos cuenta la historia de Joel y Ellie a través de cuatro capítulos que corresponden a las estaciones del año. Joel es un veterano contrabandista al que le encargan llevar a Ellie, una adolescente deslenguada, de un punto A a un punto B (no quiero dar muchos detalles). Para lograrlo tendrán que enfrentarse a distintos tipos de infectados, al ejército y a bandidos.

Para sobrevivir contamos con el sigilo, con un excelente sistema de inventario que nos permite gestionar nuestras armas y crear objetos a partir de los materiales que vamos encontrando y con la criticada habilidad de escucha. Esta habilidad nos permite ver a los enemigos a través de las paredes. Seguro que en Naughty Dog sabían que no iba a gustar, pero renunciar a ella hubiese hecho que la experiencia jugable fuera extremadamente más difícil y frustrante. Quizá lo interesante hubiese sido un término medio. Mantener la habilidad, pero hacerla menos precisa o con menor alcance.

The Last of Us

Además de la recolección de objetos y de munición, durante el juego podemos recoger documentos que nos cuentan historias del pasado y de cómo distintas personas se enfrentaron a la infección o se vieron separadas de sus seres queridos. Conseguir todos esos documentos, así como las medallas de las Luciérnagas, un grupo armado independiente, son los retos que el juego nos plantea para repetir su modo historia. Además, al terminarlo por primera vez podemos desbloquear skins para los personajes, distintos efectos de imagen, galerías de arte, etc.

Terminar el modo historia me ha costado poco más de 15 horas, aunque me he dejado muchas cosas por el camino. También existe un modo multijugador que de momento no he tocado y que me llama muy poco la atención. La verdadera experiencia de The Last of Us es la que es para un jugador. Lo demás son añadidos.

Lo que más me ha gustado del juego han sido las actuaciones de todos y cada uno de los personajes. Las voces son perfectas y la animación de los rostros y cuerpos hace que las escenas cinemáticas tengan una gran credibilidad. Aquí sí creo que se ha dado un salto respecto a lo que habíamos visto en Uncharted. Los escenarios tienen una gran calidad y están muy detallados, aunque personalmente he echado de menos que fuesen más grandes y que hubiese más exploración. Tampoco puedo dejar de mencionar la increíble banda sonora de Gustavo Santaolalla, que acompaña a la perfección tanto los momentos de sigilo como los de acción del juego.

Lo mejor de The Last of Us en cualquier caso son las emociones que te hace sentir. En algunos momentos da la impresión de que es un survival más que una aventura, aunque con un trasfondo argumental que, si bien nos recuerda a muchas cosas que ya hemos visto o leído en estos años de auge postapocalíptico, también consigue ser lo suficientemente interesante y emotivo como para hacerte seguir jugando. No creo que sea un juego de diez, pero sí es un juego excelente, de lo mejor que he jugado en esta generación y, sin duda, lo mejor que he jugado este año.

12
jul 2013
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>