[Análisis] Uncharted: El abismo de oro

Estaba claro que Vita tenía que llegar al mercado acompañada de un Uncharted. La saga protagonizada por Drake se ha convertido en el vende-consolas de Sony y no podían dejar pasar la oportunidad de llamar la atención con su nueva portátil. Esta vez el estudio encargado de desarrollar el juego no ha sido Naughty Dog, sino SCE Bend Studio y, sin querer desmerecer su trabajo, lo cierto es que se nota.

Uncharted: El abismo de oro se desarrolla en Panamá. Allí acude Drake junto a Jason Dante, otro cazatesoros, para investigar un yacimiento arqueológico y acaba enfrentándose al ejército rebelde de un general psicópata y ayudando a la joven Marisa Chase a descubrir qué pasó con su abuelo, un arqueólogo desaparecido que estaba investigando la existencia de la leyenda del abismo de oro y la secta de las Siete Ciudades.

Vaya por delante que, en general estamos ante una buena versión portátil de las aventuras de Drake, pero en cualquier caso lejos de la calidad que atesoran las tres entregas para PlayStation 3. Las mecánicas son las mismas, el tono general de la aventura es similar… pero al mismo tiempo hay muchas cosas que fallan y que empañan la experiencia. El principal problema es que estemos ante un título de lanzamiento de la consola. Eso ha obligado a Bend Studio a presumir de funcionalidades en lugar de ajustarse a los controles normales.

Así, aunque podemos realizar la mayoría de las acciones con los sticks, la cruceta y los botones de acción, algunas otras cosas se tienen que hacer, sí o sí, con la pantalla táctil, el panel trasero o con el sensor de movimiento. Vaya, que estás zurrándole a un enemigo cuerpo a cuerpo y tienes que soltar liberar una mano para hacer las tonterías que te pone en la pantalla. También hay que usar la pantalla para dar impulso a nuestros compañeros de aventuras, para usar el machete y para seleccionar algunas acciones del menú (aunque esto es más cómodo), mientras que el panel trasero se usa para el zoom de la cámara y de las armas con mira telescópica.

Esas acciones cortan un poco el rollo y creo que se han pasado dándoles importancia. De hecho, hacia el final del juego hay un par de momentos en los que nos pasamos más de cinco minutos trazando flechas en la pantalla y toca bastante la moral. Para la único que tiene justificación el uso de la pantalla táctil es para la resolución de puzzles. Con la pantalla se hacen de una forma mucho mejor y más intuitiva, pero además, al tratarse de momentos reposados, no suponen un corte en el flujo del juego.

Técnicamente el juego es impresionante. Jugar a algo como Uncharted: El abismo de oro en una consola portátil parece de ciencia ficción. Se ve muy bien, se mueve muy bien y se controla (casi siempre) estupendamente. Las voces y la música son perfectas y ahí sí se nota que se ha tomado ejemplo de lo que Naughty Dog ha hecho con los tres juegos de PlayStation 3.

En el modo normal de dificultad el juego es bastante sencillo. Os matarán tres o cuatro veces en tiroteos y puede que os despeñéis otras tres o cuatro, pero en general estamos ante un juego más sencillo que los anteriores. Para compensarlo lo han recargado de elementos coleccionables que alargan su vida. Hay de todo: tesoros, piezas de jade, documentos, relieves que tenemos que hacer a carboncillo, fotografías que tenemos que tomar…

Si El abismo de oro tuviese un par de momentos memorables al estilo de los que tienen los anteriores Uncharted (el hallazgo del submarino en el primer Uncharted, el tren de Uncharted 2, el transatlántico en Uncharted 3…) y no obligase a usar la pantalla táctil en momentos poco adecuados, estaríamos ante un juego de sobresaliente. Con los fallos comentados, se queda en un buen juego, de lo mejor del catálogo de lanzamiento de la consola (aunque eso no es decir mucho), pero también un intento parcialmente fallido de transmitir lo mismo que transmiten sus hermanos mayores.

03
may 2012
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>