Apasionados

Apasionados por el ciclismo

Para todos los amantes del ciclismo, más allá de la alta competición, del doping, el eterno escándalo que arrastra este deporte. Aquellos que cogen su bicicleta, la colocan encima de su coche y se tiran quilómetros y quilómetros hasta llegar al comienzo de esa cuesta que han leído que existe en algún foro de internet, seguramente, y que se ha convertido en su último reto. Todos estos amantes dibujan sus rutas de fin de semana, que no son nada fáciles, y llegan a imaginar las de los profesionales, ese oscuro mundo tan diferente al de su esperada iniciativa de fin de semana.


Llegado el mes de octubre se presenta cada año la edición próxima del Tour de Francia, y los ruteros y aficionados, esperan y comentan si será más o menos dura o tendrá alguna subida novedosa. Ya a finales de noviembre se espera con suma expectación la presentación en Milán del Giro, porque toda Italia presenta unas grandes posibilidades en cuanto a ascensiones, y los entendidos, que son muchos, esperan apasionados esa nueva subida terrorífica.

Lo triste, para los de aquí, llega en diciembre. Unipublic dueña de la organización de la Vuelta consigue sacar de quicio a todos esos exploradores de rutas que se unen todos los días en la red para intercambiar opiniones y descubrimientos. Lo consigue por dos razones importantes: la primera y fundamental porque no ve el deporte de la misma manera, de ahí se explica que el encontronazo sea eterno salvo algunas novedades en el trazado que interesen de igual forma por el negocio. El espectáculo reclama dureza, la organización dinero, pero el doping ha conducido las miradas hacia el lado del deporte. A finales de los noventa el Angliru unió los dos bandos, afición y organización. Ver sufrir a los ciclistas en unas cuestas interminables fue beneficioso para todos menos para los deportistas, la persecución al doping llegó a su punto álgido al mismo tiempo que el pelotón bajaba la Soterraña y se encaminaba hacia las faldas del Angliru. Todo volvió a cambiar: vuelta a los recorridos de siempre y disgusto para los soñadores de rutas.

Pero los exploradores nunca dejan de soñar, y sus ansias no se fundamentan en imposibles. La organización se escuda en que los recorridos que presentan se deben a una reducción del quilometraje y desnivel en favor de la lucha contra el dopaje. Y los ruteros sólo reclaman una innovación, para la atracción de los aficionados, no etapas mortíferas. Basta con ojear los foros para darse cuenta de las posibilidades interesantes y factibles que ofrece nuestra orografía. Pero Unipublic no entiende de sueños y sí de dinero seguro. Si por ellos fuera no habría presentación para así poder esperar al mejor postor, ya que son las ciudades las que pagan el paso de la Vuelta. La gran diferencia con las otras dos grandes es que su organización forma parte de la cultura del país, el seguimiento es masivo y adquiere diversas connotaciones. Además, los recorridos son elegidos con esmero y cuidado. Es muy difícil ver una etapa de la Vuelta actualmente con las cunetas llenas.

Y eso es lo que define la verdadera realidad del ciclismo en nuestro país: una empresa privada tiene los derechos de la organización de la carrera, que son legítimos, pero los que ven esto al otro lado de lo lucrativo, que es la razón de que esto lo sea, trabajan cada día y noche en la red y otros días en el asfalto, cada vez con más adeptos, para que esto coja la única ruta del cambio. La Vuelta da para mucho más rendimiento económico, pero Unipublic ha dado muestras de que su filosofía no es acorde con el cambio necesario, sus ojos no lo pueden ver. En saber elegir el recorrido está el cambio, esto no lo desgasta ni el dopaje, ni el dinero. El interés es palpable y mesurable en la red, sigue creciendo pero todavía ese dinero nadie lo quiere coger.

15
dic 2006
SECCIÓN Deportes
COMENTARIOS Sin comentarios
ETIQUETAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>