Asimilando obstáculos

La selección española Sub-20 avanza en el Mundial de la categoría que se celebra en Colombia transmitiendo unas sensaciones que, podríamos decir, nos recuerdan a otras épocas. A diferencia de la imagen de frescura y ritmo que han ofrecido los diferentes combinados de categorías inferiores en los europeos de los últimos tiempos, los pupilos de Julen Lopetegui siguen lentamente su marcha en el torneo, aclimatándose al medio, cada día que pasa.

La altura (sobre los 2.200 metros) y la lejanía respecto al lugar donde suelen competir sí suponen un hándicap, y no sólo para jugadores en edades tempranas. Los rivales, muy diferentes a los habituales, plantean otras dificultades y, tal vez por un mayor desconocimiento, se enfrentan a la selección sin ningún complejo.

A falta de un partido para la conclusión de esta primera fase (hoy, 00:00 en Manizales, Australia-España), los dos partidos frente a Costa Rica y Ecuador nos hacen viajar en el tiempo hasta mundiales como el de Nigeria en 1999, donde las altas temperaturas y los condicionantes que deparaba la estancia en un lugar tan diferente convirtieron el día a día y los partidos en un auténtico ejercicio de supervivencia. Colombia no es Nigeria, pero al final un mundial es un mundial y lo que se proyecta en los entrenamientos dista bastante de lo que se ve en los partidos, tan llenos de trampas.

Así, no hemos podido ver todavía ese ritmo de balón al que estamos acostumbrados. Es cierto que esta selección tiene algunos cambios respecto a la que maravilló en el Europeo de Francia del año pasado, pero los seleccionados que sustituyen a hombres como Thiago o Muniain son primeros espadas en sus clubes, si nos referimos a cantera. Y, en definitiva, los nombres tienen poco que ver para que Ecuador o Costa Rica hayan salido sin ningún complejo a presionar directamente a nuestros defensas.

Analizados los planteamientos, el balance de dos victorias no es para quejarse. Es seguro que a estos chicos no se les ha olvidado el estilo que se propone desde la federación, pero la resistencia que se están encontrando en los contrincantes no es la habitual.

De todos modos, la calidad de los nuestros sigue sobresaliendo. No es casualidad que en dos partidos hayamos creado casi las mismas ocasiones que los rivales y el balance sea de seis a uno favorable para nosotros. Si en algo ha marcado la diferencia esta Sub-20 ha sido en astucia y pegada en el área rival. A recalcar, sobre todo, la fe de los atacantes para presionar y robar balones a los defensas rivales, en muchas ocasiones cuando se trataba de su último hombre.

Vuelve Canales

Una mención especial merece el recuperado Sergio Canales. Debido a la falta de minutos en el Madrid y a la injusta fama que ha cogido entre un sector de la afición, que creen lo suyo ha sido flor de un día, había expectación por ver como reaparecía tras la pequeña lesión que se le iba alargando.

Y no pudo estar más acertado. Le dio la inyección de ritmo que necesitaba el equipo para poder superar definitivamente a los ecuatorianos, que habían bajado su intensidad, avanzada la segunda mitad; se movió mucho sin balón y aportó profundidad con él. Además, en el primer gol, hizo gala de esa capacidad de llegada que ha añadido a sus condiciones desde que debutara en Primera con el Racing. Definitivamente, España necesitaba la chispa de un diez.

A falta de que esta noche se confirme el primer puesto en el Grupo C, la selección de Lopetegui, presumiblemente, podría tener como rival al que salga de la terna de terceros entre Corea del Sur, Nueva Zelanda o Inglaterra. Posteriormente, el ganador de este cruce de octavos se las vería con el vencedor de la eliminatoria entre Brasil y el segundo clasificado del Grupo D. Ese partido de octavos será, a priori, el más fuerte de la ronda, ya que tanto Nigeria como Arabia Saudí se han mostrado intratables en esta primera fase y hoy dirimirán quién se las ve con Brasil y quién pasa como primero de grupo y se marcha a la otra parte del cuadro.

Ya casi se puede vaticinar que ese partido de cuartos que se augura sería una final anticipada. Se está acabando la primera fase y llega el momento en el que no hay vuelta atrás.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>