Aunque nadie le vea

Escuchar la retransmisión de un partido en otra lengua y en otro país puede evidenciar muchos vicios que arrastra la transmisión de la información y la visión de la actualidad.

Ayer, en la exhibición del Barcelona en Villarreal, Bojan agarró el balón en la línea de tres cuartos en una acción eléctrica que engañó y pilló desubicado a un narrador alemán. El comentarista narró toda la secuencia de la jugada pensando que era Messi, todo con la efusividad y expresividad que merece una acción genial. Pero el tono vivaz y aderezado con el orgullo de los que presencian una nueva acción del maestro, calló de golpe, al darse cuenta que el magnífico tanto era obra de un incipiente. El gol parecía no ser el mismo; la acción era ya más fruto de un cúmulo de casualidades.

La simpleza, o la simplificación de todo, restán riqueza a un hábito, que es más que eso, es cultura. El fútbol lleva tanto tiempo acompañándonos que da lástima ver como el mayor transmisor de su desarrollo trata de simplificarlo todo. Y ante la duda, alinearse con el poderoso.

De perfil bajo han sido, definitivamente, muchos de los genios que no han venido acompañados de grandes carteles. No sabemos como será Bojan, pero sí hemos visto como ha sido Xavi. Ayer, dos asistencias, el inicio de la jugada de otro y un gol de precisió libre directo. El comentarista de la televisión alemana no comentó nada al respecto, aunque sí valoró algo su presencia en el campo a lo largo del partido.

Xavi es un jugador definitivo. A sus 30 años ha alcanzado la mayor solidez y en él anclan la confianza la mayoría de sus compañeros. Es el faro, es el control, es la asistencia, previa y base de la genialidad; el jugador más determinante para un equipo en la actualidad. Sin duda, ves a Xavi en el campo y sabes como va a jugar tu equipo, y te cercioras que tiene más posibilidades que el otro de ganar (tantas Ligas, tres Copas de Europa, una Eurocopa, un Mundial juvenil…).

Ayer Xavi era duda por unas molestias, pero al acabar el partido, el Barcelona aplacó las injustas vacilaciones que se cernían sobre el equipo de Pep. Alguien puso en entredicho todo lo que habían hecho por una eliminación ante el catenaccio más evidente de los últimos años. Y sí, el equipo ha perdido frescura, pero sólo la frescura que se puede mantener durante muchos partidos seguidos. El manual lo tienen claro, y el que imparte la maestría a base de movilidad y pase, todavía aguanta. A Xavi ya sólo se le pueden pedir dos meses más, aunque nadie se vaya a dar cuenta de que esté.

02
may 2010
SECCIÓN Deportes
COMENTARIOS Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>