Babosos y locas

No, hombres y mujeres no somos iguales. Aunque yo no soy sociólogo, ni mucho menos, hay dos máximas que parecen irrefutables y que me han sido transmitidas por mi entorno como verdades absolutas y pilares del universo. Una de ellas la esgrime mi novia: “todos los hombres son unos babosos”. La otra, Víctor, colega y redactor de esta web: “están todas locas”. De la segunda estoy firmemente convencido desde hace mucho tiempo (ahora es cuando se van de la página todas las lectoras que tenemos) y de la primera no es que esté convencido, es que ésa sí es una verdad que nosotros no podemos negar. Para muestra, un botón…

Os cuento: salía ayer de casa a las 8:45 de la mañana para ir a coger el metro que me lleva a diario al trabajo. Al girar una esquina vi a lo lejos a una chica que iba en mi misma dirección. El escáner se activó inmediatamente: rubia, alta, buen tipo… nota provisional: notable alto. Seguí caminando hacia la estación sin preocuparme más de la rubia.

Cuando llegué vi que ella venía andando por mi mismo andén. A medida que iba andando, en el andén de enfrente, muy concurrido, todas las miradas masculinas la iban siguiendo. El escáner volvió a activarse: rubia, pelo largo, muy alta, tipazo, buenas curvas, bien vestida, entre 20 y 25 años… nota provisional: sobresaliente. La chica entró a la estación, canceló su billete y volvió a salir. El metro llegaba ya, para desesperación de la testosterona del andén de enfrente.

La rubia se situó a mi lado para entrar al tren por la misma puerta que yo. Vistazo disimulado, como quien mira la hora en un ascensor: guapa, muy guapa, piel morena, ligeramente maquillada, ojos oscuros y apenas un poco más baja que yo. Nota definitiva: matrícula de honor. En resumen, una de esas chicas que no existen. De ésas de los anuncios y las series juveniles. Imposiblemente guapas, imposiblemente perfectas. De ésas que uno imagina que ni comen, ni mean, ni se ponen enfermas.

En ese momento se abre la puerta y sale de ella un chico más o menos de mi edad, al ver al monumento descrito se queda parado un segundo. Cuando consigue reaccionar baja del metro sin quitarle ojo y después se gira y se quita las gafas de sol para contemplar la retaguardia (de 10 también, por cierto). A mí me entra la risa y el otro chico me mira con complicidad.

En ese momento, mientras subía al tren y se cerraban las puertas, las palabras de mi novia me vienen la cabeza: “sois todos unos babosos”. Pues sí, qué le vamos a hacer… ¡pero vosotras estáis todas locas! Menos la rubia, claro (ahora es cuando se van las pocas lectoras que antes se han quedado).

(Artículo dedicado a la memoria de los pasillos de la facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de la Universidad Cardenal Herrera – CEU y a tantas tardes al sol con los mejores colegas que uno puede tener).

02
jun 2006
SECCIÓN Miscelánea
COMENTARIOS Sin comentarios
ETIQUETAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>