Beowulf, adaptación y algo más

Anoche pude ver la adaptación que ha hecho Robert Zemeckis (Forrest Gump, Náufrago) de Beowulf, uno de los poemas más importantes de la historia de la literatura inglesa. Como ya comenté hace unos días, la película cuenta con actores de la talla de John Malkovich, Anthony Hopkins o Brendan Gleeson, con la particularidad de que está realizada utilizando la tecnología de captura de movimientos y no en imagen real. ¿Funciona en pantalla? ¿Es buena adaptación?

Empezaré comentando el argumento de la película y del poema a grandes rasgos, para aquellos que no estén familiarizados. En el texto original, el reino del rey Hrothgar (Anthony Hopkins) se ve amenazado por un ser llamado Grendel (Crispin Glover), que diezma a sus gentes por las noches. Un orgulloso guerrero llamado Beowulf (Ray Winstone) cruza el mar para enfrentarse al monstruo. Tras vencerle, el guerrero tendrá que acabar también con la madre de la criatura (Angelina Jolie).

La adaptación de Zemeckis sabe mantenerse relativamente fiel al poema original trasladándolo a un medio completamente distinto con bastante acierto. La cinta pretende ser algo así como una versión “entre bambalinas” de la que el poema sería únicamente la versión oficial. En la película Beowulf es un héroe, sí, pero también es humano, débil y falible, como él mismo confiesa.

Aparte de eso, cobra bastante más importancia el papel de la madre de Grendel. Mientras que en el poema original era simplemente otro monstruo más sin personalidad ninguna y sin más motivación que la venganza, en la película sus acciones están regidas por un instinto de preservación de su raza. Tanto Beowulf como Hrothgar son dos héroes torturados que han caído en sus redes y han cometido los mismos errores. De hecho, el tono de la obra va haciéndose más oscuro a medida que se acerca al final, mientras que al principio hay bastantes bromas y gags relacionados con la bebida, el combate y las mujeres, pilares estereotípicos de la tradición germánica y escandinava.

La decisión de realizar esta película por ordenador y no con imagen real (aunque fuese al estilo de 300) queda perfectamente justificada en determinadas escenas que de haberse realizado con actores de carne y hueso hubiesen resultado directamente ridículas. El uso de estas imágenes renderizadas también ayuda a la hora de rodar planos y movimientos de cámara que serían muy complicados de otra forma. En cuanto a la calidad en sí, decir que puede pasar por imagen real sería mentir, sobre todo si nos referimos a las imágenes en movimiento, donde la artificialidad es evidente. Aún así, el resultado es digno de admiración.

Las dos horas de la película no se hacen para nada pesadas. Al principio porque las bromas y situaciones más o menos cómicas abundan y después porque uno tiene ganas de ver cómo termina todo. Sin ser una obra maestra, sí la veo como favorita a llevarse el Oscar a mejor película animada de este año. De momento ya está entre las preseleccionadas.

2 comentarios a Beowulf, adaptación y algo más

  1. Pingback: El Desafío Digital | Beowulf: La Leyenda (móviles)

  2. Pingback: [Crítica] Conocerás al hombre de tus sueños | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>