Carecer de medios

Desde la ignorancia todo parece verse más nítido, ¿verdad? Sobre todo, viendo la que nos está cayendo, ¿por qué no aprovechamos y le pegamos una a aquello que menos nos gusta de nuestro país? Y qué hay más maleable y está más a mano que el fútbol. Ese juego estúpido en el que no solo 22 bobos van detrás de una pelota, sino todo un país que vive en el limbo y no se da cuenta de lo que realmente ocurre. Sí, la culpa es del fútbol. Los tiene a todos narcotizados.

Es de suponer, poniéndonos en escena y buscando contrincante, que la crítica más banal comenzaría como hemos supuesto en el párrafo anterior. Y como todo hay que hacerlo entendible y más visual que la pura realidad, que ya no es suficiente, pongámonos en el caso.

Hasta aquí ha durado el intento, porque no lo hay, ni con afán ni nada. El fútbol es un desastre. Es un desastre como organización institucional en nuestro país, y en ese sentido es un fiel reflejo de la realidad general, sin más.

Salvo en pequeños reductos que cada vez son más difíciles de encontrar, los clubes, digamos que la parcela más burocrática de este tinglado (algo así como los municipios, “por supuesto mucho menos trascendentes que sus homólogos en un plano mucho más importante que el social, como es el futbolístico”), están horriblemente gestionados y en manos de oligarcas que pretenden limpiar su imagen y no sabemos cuántas cosas más. ¿Les suena?

Y siendo más fieles a la verdad, habría que decir que la mayoría de estos humildes reductos de sueños y de usurpadores de los mismos, se encuentran en una época de posguerra donde ahogados, se ven obligados a salir a flote con medidas extremas de supervivencia económica. Sí, hablamos, por ejemplo, de esos concursos que no salen por la tele, los de acreedores.

Ante este panorama, nos daremos cuenta de que en el fútbol como en la política, todo el mundo opina, pero de aquellos que viven realmente inmersos en estas dos actividades no tan dispares, hay muy pocos que las amen. Por lo tanto, los clubes y las instituciones son un medio que se usa para…

Si el político ha de trabajar en la institución y allá cada uno con lo que quiera ver, en el fútbol, realmente, hay que pegar un salto hasta el campo para observar “algunos” resultados. Y vaya si es grande el salto.

Muchos de los valores que debe transmitir o ejemplarizar una organización (¿para qué vamos a ir con ejemplos menores?) los representa la Selección Española de Fútbol. Y lo mejor no es eso, porque eso es lo que a su vez demuestra que hay muy poca gente que no valora el fútbol como se merece. Lo mejor es que todo el mundo que quiera y sepa lo puede ver.

La selección es un ejemplo de talento, de orden y de solidaridad. De tener las ideas claras y confianza en lo que se hace. Y si a eso unimos que el fútbol es una forma de publicidad aparentemente eficaz, no solo roza la ignorancia infinita realizar una crítica sesgada a este deporte y sobre todo en el caso español, donde su ejemplo más directo es una bandera de gestión.

Los recientes ganadores de la Eurocopa son una gran evidencia de aquello que en política a veces (no tan alejado en nuestro caso) parece no servir para nada: “el fin no justifica los medios”. Y no hay nada mejor que esta frase para de manera directa decirles a todos aquellos que si el fútbol, a través de sus éxitos con la selección, es el mejor camino para criticar a un país ciego, es que realmente carecen de medios.

Las personas de este país son aquellas que hacen una crítica sesgada, casi siempre desde la ignorancia. También son aquellas que, a sabiendas, dirigen interesadamente una institución. Y, como no, aquellas que forman parte o dirigen un grupo de jugadores desde el análisis y con unas intenciones que todos hemos podido ver en las últimas semanas.

E incluso, cuando las cosas se hacen bien y salen bien (en política, casi siempre; en fútbol, no tanto), son las personas las que dicen que sí, que todo está muy bien, pero que no les gusta como mueve la pelota España sin acercarse más a la portería rival o se quejan por cómo lleva el bigote Del Bosque.

 

23
jul 2012
SECCIÓN Opinión
COMENTARIOS Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>