Carvajal/José Rodríguez/Saúl Ñíguez

Fuelle, ese el indicativo predominante del lateral que ronda por nuestro imaginario. Y de ese suele poseer mucho. También, de reacción instantánea; incomodidad para el rival; paradigma de la viveza en el juego; tan veloz debido a tanto deseo. Desde que se le pudo observar en el torneo de alevines de Canal Plus, Dani Carvajal (Leganés, 11/1/1992) se presentó como un elemento apto para todo. El tiempo, y una evolución física que le ha dotado de una energía especial, han recompensado a ese espíritu que ya debe comenzar la carrera de dosificar. Sabemos que puede ir a todos lados, como sabemos que no hace falta que sea así.

(El Bayer Leverkusen cuenta con la electricidad de Sam y la potencia controlada de Schürrle. El ir y venir de Carvajal tal vez sea otro de los motores que necesitaba el equipo para dar un salto más. El lateral realizó una carrera magnífica en el tercer gol de su equipo para colocarlo en zona Champions en esta última jornada)

Dicen que se trata de medir los tiempos, para no precipitarse. Pero todo ese derroche de la personalidad puramente futbolística se basta con un gesto para escaparse de los dominios de cualquier tutor. El juego de José Rodríguez (Villajoyosa, 16/12/1994) es libre, y diáfano para la vista. Con su desplante de imperio, no es la arrogancia lo que reluce, es el asiento de su juego, que se basa en el dominio. Ante tal ostentación, no le abandonemos ya para que puedan abusar de él. Que nos digan que se trata de medir los tiempos.

(José Rodríguez debutó con 17 años con semblanza de caudillo y gol. En su posición en el campo, prácticamente lo mismo que hizo con el primer equipo del Real Madrid en Alcoy volvió a minutarlo en Huesca con el filial)

El rey de la nota media no da un día un diez y al otro un cinco. Saúl Ñíguez (Elche, 21/11/1994) está abonado al siete y medio, la nota holgada que aferra a su poseedor a la solvencia, pero que parece que le deniega loores de gloria. Siempre ha sido titular, casi siempre capitán, pero no ha contado con el cartel de los jugadores con esa estrella que acumulan simpatías boca a boca. Nació interior, se le obligó a adquirir madurez en el medio y hoy no hay muchos jugadores de su edad que ocupen el campo de esa manera. Volviendo a la nota, habría que poner un asterisco: es zurdo.

(El ilicitano jugó una digna segunda mitad con el Atlético en Copa del Rey. Cuando volvió a su equipo, el filial, mantuvo su nota media, aunque hiciera dos goles, y le dotó de indudable personalidad)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>