Chequia, cita decisiva y malos recuerdos

La República Checa es el examen final para la selección de Milla en la Euro Sub-21. Sí, sólo es el segundo partido de la Sub-21 pero visto los sucedido en el primer partido, y las credenciales que presentan los checos, el primer y determinante golpe de madurez lo tienen que dar hoy en Viborg. Todo son victorias y tan sólo un empate, lo que presentan los pupilos de Jakub Dovalil antes de la cita de esta tarde. Además, en su grupo de clasificación tuvieron que deshacerse de la actual campeona, Alemania, que dispuso de algunos jugadores que ya son internacionales absolutos, de ahí el mérito de sus números en la clasificación.

El planteamiento checo, ya de por sí, choca frontalmente con el fútbol que plantea Milla y la dirección técnica de la federación. Destaca su colocación, solidaridad en todas las líneas, fuerza y velocidad para hacer ayudas y coberturas y una paciencia infinita aunque el partido sea evidentemente trabado.

Para hacer valer todo ese trabajo defensivo, cuatro son las armas principales de los checos en ataque. Comenzando de arriba a abajo, Tomas Pekhart (26/5/1989) es la referencia con una movilidad y estatura que da buena guerra a cualquier pareja de centrales. En ocasiones le cuesta anotar, pero crea espacios fácilmente para sus compañeros. El primero en aprovecharlos  es Dockal (30/9/1988). Todo movilidad, de gran físico, igualmente, y con una gran capacidad de llegada y remate con las dos piernas. Fue el autor de los dos goles frente a una Ucrania desquiciada buena parte del partido. Y no necesita tener mucho contacto con el balón para ser determinante.

El toque distintivo de esta selección, y que les hace dar un salto de calidad como equipo, son Vacha (13/5/1989) y Moravek (1/11/1989). Los dos son los jugadores de más talento del equipo, de menor estatura, y con mucha movilidad. Por Vacha pasan las mejores gotas de calidad en el medio campo y puede aparecer por muchas zonas. Moravek, que no fue titular contra Ucrania, es la pausa y profundidad del equipo, y tiene buen olfato goleador. Su forma de correr con los brazos abiertos puede engañar a primera vista, pero es uno de los jugadores más peligrosos de este Grupo B.

Además de la entidad del rival, los últimos antecedentes de enfrentamientos con algunos de los jugadores que hoy se van a encontrar no son positivos. En el Mundial Sub-20 de 2007, en Canadá,  España, con Mata y Capel, caía en cuartos de final frente a algunos de los jugadores que hoy va a tener enfrente. Y en el Europeo Sub-17 de Luxemburgo de 2006 los chicos de Juan Santisteban caían en semifinales con la Chequia de Vacha.  Sin duda, una generación que no trae buenos recuerdos a los nuestros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>