Corta, injusta y emocionante

Volvamos a la realidad, y no nos dejemos llevar por otra cosa que no sean los condicionantes de una competición corta, injusta y emocionante.

Que sí, que España propone un juego atractivo, que parece que somos los buenos y que incluso le vendría bien al fútbol que una selección como la nuestra ganara una fase final. Pero la realidad no es esa. La muy cruda dice que hay huesos calientes como Francia e Italia, que son el peor enemigo de los nuestros: más fuerza y velocidad.

Pero ahora lo que importa es la ilusión, esa que se van a encargar de alimentar los medios, y que luego se puede ver truncada en un mal despeje o en un desajuste defensivo.

Pero más allá de todas esas apariencias, y es que ya sabemos que los nuestros pueden jugar bien, e incluso muy bien, donde hemos suspendido siempre, o casi siempre, es en el partido decisivo, en el que la pierna blanda nos ha mandado para casa. Y para eso no hay entreno, sucede cada dos años y uno no sabe si hemos aprendido algo.

23
nov 2007
SECCIÓN Deportes
COMENTARIOS 1 comentario

Un comentario a Corta, injusta y emocionante

  1. Siempre estamos igual. Pasamos de ser unos paquetes a ser candidatos a ganarlo todo. Somos una selección con trastorno bipolar: pasamos de la euforia a la depresión en cuestión de horas. Por eso luego nos pasa lo que nos pasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>