[Crítica] A Roma con amor

A Roma con amor

Woody Allen sigue con su imparable ritmo de creación de películas y este 2012 nos llega con lo último suyo, ambientado en Roma y con nuestra internacional Penélope Cruz. Este nuevo trabajo suyo consta de cuatro historias diferentes sin conexión y sin ningún punto concreto que las una mediante algún patrón definido, y sólo una de ellas es realmente graciosa y tiene fundamento. Las otras tres son pura paja apenas mencionable.

En la primera, la mejor, la única buena es más, un matrimonio americano (Woody Allen y Judy Davis) viaja a italia para conocer a la familia del prometido italiano de su hija (Alison Pill), el padre del cual es un talentoso tenor, pero sólo en la ducha, esto es muy gracioso ciertamente.

En la segunda, un italiano (Roberto Benigni) se hace famoso sin motivo de la noche a la mañana, una historia muy tonta que no da para una peli de cine. En la tercera, un arquitecto californiano (Alec Baldwin) visita Roma con sus amigos donde conoce a un estudiante también de arquitectura (Jesse Eisenberg, impagable por cierto su rajada a El Hormiguero tras su visita al programa) que vive con su novia, y que juntos son visitados por la mejor amiga de ésta, una peligrosa, seductora y exitosa mujer que inevitablemente acabará inmiscuyéndose en la relación. Y en la cuarta, una pareja de recién casados (Alessandra Mastronardi y Alessandro Tiberi) de un pueblo del sur de Italia se pierden de vista en la capital italiana, a la que han ido a visitar a los familiares de su marido, quienes le tienen que arreglar su flamante futuro en la capital, y una prostituta (la Cruz) acaba también de por medio.

Allen sigue con A Roma con amor pues su más o menos cadencia de peli buena-peli mala. Y no es que sea mala, es entretenidilla (como casi todas las que hace) pero no es buena para nada, es del montón, no es brillante, es… normalilla. Son historietas bien, llenas de diálogos que cualquiera podría firmar, sin pretender resultar pretencioso. Este guión lo firma Perico el de los Palotes y no llega a los cines, no encuentra productora pero vamos, ni de casualidad.

Habría que exigirle a Allen algo más de esfuerzo en cada trabajo que hace para que estos mantengan todos un listón más altito, porque año sí, año no el público acaba gastándose 7 € en pelis que no son nada del otro mundo, y la vida no está como para gastar el dinero así como así. Hay que exigirle algo más que el “bueno, no está mal”. En fin, queda el consuelo de que la próxima toca buena…

03
oct 2012
AUTOR
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>