[Crítica] Blancanieves y la leyenda del cazador

Y si había otra película con muy buena pinta a estrenar por estas fechas esa era Blancanieves y la leyenda del cazador. Hace unos meses salió otra versión, la de Julia Roberts, pero en cuanto a suculencia no había color (a pesar de que me gusta el estilo del director Tarsem Singh). Esta 2ª opción (¿por qué llegan dos pelis “iguales” a la vez a la cartelera de vez en cuando?) viene con una aurora mucho más seria y adulta y… y viene con Charlize Theron.

En esta 2ª visión sobre el clásico de Disney, Kristen Stewart encarna a la única mujer que supera (perdónenme que discrepe) en belleza a la malvada reina Ravenna, la asesina de su padre el Rey, quien hará todo lo posible por seguir siendo la más bella del reino, cosa que dilucida su espejito espejito mágico.Pero la malévola reina no podía imaginar que la muchacha que ha conseguido escapar de sus garras, que a su vez es su hijastra, es la que ahora amenaza su dominio y encima ha aprendido a defenderse y a batallar con su rabia y con la ayuda de Eric el Cazador (Chris Hemsworth) y el príncipe William (Sam Claflin, Los pilares de la Tierra), su noviete de la infancia.

Tras internarse en el Bosque Oscuro en su fuga es cuando entra nuestro super Thor entra en acción, ya que es forzado por la reina para traerle de vuelta a la amenaza, donde ella no tiene poderes. La cuestión es que el plan le sale mal porque estos dos se hacen amiguetes y luego reciben la ayuda de ocho enanitos (sí, ocho), bla bla bla…

Bajo la dirección del novato Rupert Sanders y la banda sonora del gran James Newton Howard, esta Blancanieves lo ha petado de tal manera en la taquilla que tras un primer fin de semana abarrotando los cines de medio mundo ya se ha anunciado secuela con el mismo equipo, a falta de saber qué historia se inventan y cómo suplen a lo mejor de la película, que es la villana Theron (capaces son de apañárselas para resucitarla de sus cenizas).

Y es que esta nueva versión oscura del cuento de los Hermanos Grimm es un producto inmaculado, con un envoltorio admirable. Totalmente entretenida, de una factura intachable y con secuencias y detalles de realización atractivísimos (ese baño en leche, ese espejito con capa dorada, esos guerreros hechos de cristal negro, ese bosque ‘avatarizado’ donde habitan los enanos, ese monstruo del bosque, esos cuervos… casi incontables los momentos de brillantez palomitera), la peli ha reunido fantásticas críticas y no queda más que quitarse el sombrero ante el producto.

El diseño de producción, las ambientaciones (esa playa con caballos al final, jaja), la dirección artística (esas catedrales)… todo unido a la gran imaginación y el buen gusto utilizados para contarnos la historia hacen que la peli resulte gratamente divertida y altamente recomendable. No dejará a casi nadie insatisfecho.

09
jun 2012
AUTOR
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS Sin comentarios
ETIQUETAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>