[Crítica] Daybreakers

Daybreakers nos sitúa en un futuro cercano en el que los vampiros controlan completamente la sociedad. En ese mundo, la raza humana es casi una rareza y sus miembros son perseguidos y cazados para el sustento de los vampiros. La escasez de humanos también implica una escasez de sangre y la falta de sustento, especialmente en las clases bajas de la sociedad, hace que los vampiros se transformen en criaturas salvajes y peligrosas.

Edward Dalton (Ethan Hawke) es un hematólogo que trabaja para una gran corporación farmacéutica dirigida por Charles Bromley (Sam Neill) que busca un sustituto viable para la sangre que acabe con los problemas de alimentación de la población. Una noche entra en contacto con un grupo de humanos fugitivos y gracias a un antiguo vampiro, Lionel Cormac (Willem Dafoe), descubre que existe una cura para el vampirismo.

El original planteamiento de esta película, escrita y dirigida por los hermanos Michael y Peter Spierig se ve complementado con una estética futurista y una fotografía con altos contrastes entre la luz y la oscuridad, una dualidad que marca el ritmo de vida de los vampiros.

Sin embargo, el carácter pausado de la primera mitad de la película, en la que se nos describe esa particular sociedad y los problemas por los que pasa, deja paso después a una película con más casquería de la deseada y alguna escena innecesaria. Al final, sus intentos de alejarse de las películas de género se acaban perdiendo entre los tiros de ballesta y las descuartizaciones y la pequeña parte de ciencia ficción acaba en un segundo plano.

Aparte de eso, la película está lastrada por la ausencia de un protagonista y un antagonista decente. A Ethan Hawke le pega lo de hacer de vampiro porque el tío no envejece nunca, pero tiene muy poco carisma y su actuación es demasiado fría. El problema de Sam Neill como villano no es exactamente su actuación, sino un guión en el que podrían haberle dado más chicha. Por cierto, la guapa Isabel Lucas hace un pequeño (y desaprovechado papel) como su hija.

Por ir acabando, recomendaría Daybreakers a los fans de las películas de vampiros y poco más. Los personajes no atraen y la historia es floja. Sólo el planteamiento inicial y parte de su estética compensan el desaguisado.

24
mar 2010
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS 1 comentario
ETIQUETAS

,

Un comentario a [Crítica] Daybreakers

  1. Kike says:

    La acabo d ver. Es cierto q al final avaba siendo parafernalia y poco + pero me ha gustado el planteamiento, la historia es original y tiene puntos bastante buenos. No está mal…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>