[Crítica] Dog Soldiers

Dog Soldiers

La segunda entrega de mi miniserie dedicada a Halloween está dedicada a una película inglesa del 2002 dirigida por Neil Marshall: Dog Soldiers. En aquel entonces Marshall no era muy conocido, pero con los años ha llegado a dirigir varias otras películas como Doomsday, Centurion y, sin duda, la más conocida The Descent. En 2012 dirigió el noveno episodio de la serie de televisión Juego de Tronos.

Para ser honesto, no sabía de la existencia de Dog Soldiers hasta un día que me llamó la atención el póster de la película en una estación de tren en Irlanda un par de años después del lanzamiento de la película. Después de encontrarla en un videoclub me quedé enganchado y al día siguiente ya estaba en mi colección.

Los protagonistas de Dog Soldiers son dos actores del Reino Unido que personalmente considero muy buenos y me gustan mucho en sus varias encarnaciones; primero Kevin McKidd, un actor de Escocia que comenzó su carrera en Trainspotting y actualmente es más conocido por varios papeles en series de televisión como Roma y Anatomía de Grey. El otro protagonista es el actor Sean Pertwee, un veterano del cine y la televisión inglesa conocido por varias películas como Event Horizon, Equilibrium, Doomsday y muchas otras.

La película se desarrolla en Escocia, donde un escuadrón de seis soldados del ejercido inglés que se encuentran en un entrenamiento se tienen que enfrentar a una manada de hombres lobo que viven desde generaciones en una zona muy aislada de las Tierras Altas. Además de una tradicional película de hombres lobo llena de acción y muy sangrienta, la película está llena diálogos muy bien escritos con la tradicional agudeza inglesa y unos cuantos giros de la trama que no voy a desvelar para no arruinaros la película.

Dog Soldiers es una montaña rusa que no para y después de los eventos que introducen la historia la acción no se detiene, creciendo en intensidad y haciendo cada minuto de la película más y más tenso hasta el épico final que incluye otro giro de trama inesperado. De hecho, mirad a la portada del periódico que sale durante los créditos de la película.

Para finalizar, la película incluye una de las mejores escenas de combate entre hombre y licántropo nunca grabada en una película que salta continuamente de lo heroico/épico al absoluto ridículo, no hay que perdérsela. La película fue el debut como director de Neil Marshall y no es una obra maestra, pero sin duda es una excelente ópera prima de un director dedicado en gran medida a películas de acción y de horror, no dejarla caer en el olvido porque merece ser vista una y otra vez.

26
oct 2012
AUTOR
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>