[Crítica] El gran Gatsby

El gran Gatsby

Adaptar una novela tan conocida como El gran Gatsby es siempre un reto complicado. Muchos la hemos leído y muchos hemos imaginado en nuestra cabeza a sus personajes y míticos escenarios: la lujosa casa de Gatsby, el embarcadero con la luz verde, el valle de las cenizas… Convertir eso en una película y no decepcionar es difícil, sobre todo si eres Baz Luhrmann y quieres hacerlo dejando tu sello de identidad.

Sin embargo, creo que el señor Luhrmann ha hecho un gran trabajo adaptando la mítica novela de Francis Scott Fitzgerald y manteniendo al mismo tiempo su gusto por el exceso visual y por los ritmos musicales anacrónicos. Sus escenarios llenos de saturación e hipérboles encajan perfectamente con los felices años veinte en los que se ambienta la historia.

Una historia, por cierto, sobradamente conocida, la del misterioso millonario Jay Gatsby y su intento de reconquistar a Daisy, su amor de juventud, y arrebatársela a su marido, Tom Buchanan. Para hilar la película se han hecho algunos cambios, como que la historia la esté contando Nick Carraway desde un sanatorio donde está internado por depresión y alcoholismo. De hecho, escribir la historia de ese caluroso verano en Nueva York es precisamente su terapia.

Tobey Maguire hace el mismo papel de siempre, da igual que sea Spider-Man o el jinete de Seabiscuit. El que se come la pantalla y crea a un Gatsby simplemente perfecto es Leonardo DiCaprio, que lleva muchos años mereciéndose algún reconocimiento. En el papel de Daisy encontramos a una Carey Mulligan que no es santo de mi devoción, pero que en este caso me parece acertadísima. Su languidez y fragilidad habitual es ideal para interpretar a la joven de clase alta.

Aparte del trío protagonista tenemos al australiano Joel Edgerton (La cosa) como Tom Buchanan, a la casi debutante Elizabeth Debicki como Jordan Baker, a Jason Clarke (Enemigos públicos) como George Wilson y a Isla Fisher como Myrtle Wilson, la amante de Tom. Todos cumplen con lo que se espera de ellos, pero en ningún momento eclipsan a DiCaprio.

A quienes no les guste nada el estilo Luhrmann (Moulin Rouge, Romeo y Julieta) probablemente les chocará escuchar rap o canciones actuales sonando en la floreciente Nueva York de los años 20, pero tratad de mirar más allá. El gran Gatsby es una buena película, con buenas interpretaciones y un apartado visual extremadamente cuidado.

19
may 2013
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS 1 comentario

Un comentario a [Crítica] El gran Gatsby

  1. Kike says:

    Bastante d acuerdo en general! as usual…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>