[Crítica] Immortals

Immortals

A la cuarta fue la vencida. Tras tres intentos fallidos con el 3D por fin se puede decir que la técnica tiene algo de sentido y gracia. La que parece una secuela de 300, Immortals, rodada exactamente con el mismo estilo, imagen y semejanza, además de ser todo un lujo para los sentidos es un ejemplo perfecto y válido de cuándo vale la pena pagar un extra por las gafitas y la tercera dimensión.

Lo nuevo de Tarsem Singh (La celda) es todo un despliegue visual y sonoro al servicio del séptimo arte. La historia, basada en la Antigua Grecia, es lo de menos, está 100% al servicio del espectáculo audiovisual que se le ofrece al espectador, con impresionantes escenas de acción, violencia y sangre, y una ambientación muy atractiva, cuidada y detallista.Por aquellos lares de la mítica Grecia, un maléfico peligro amenaza la Tierra, el brutal rey Hiperión (Mickey Rourke), que ha declarado la guerra a los hombres. Después de reunir a un ejército sediento de sangre, arrasa Grecia mientras busca un arma de poder inconcebible: el legendario arco Epiro, hecho por Ares en el Olimpo. El hombre que posea ese arco podrá liberar a los Titanes, que están encerrados en el monte Tártaro desde el principio de los tiempos, y claman venganza.

Por otro lado, arriba en el cielo están los Dioses pero la ley les prohíbe que se entrometan en los conflictos humanos y nada pueden hacer para detener al rey. La esperanza renace cuando Zeus (Luke Evans) encomienda al campesino Teseo (Henry Cavill), entrenado por El viejo (John Hurt), la misión de acabar con Hiperión. Nuestro héroe se verá ayudado entre otros por la visionaria sacerdotisa Fedra (Freida Pinto) y el astuto esclavo Stavros (Stephen Dorff) y con ello tratará de hacer frente a todo el mal que se le viene encima a Grecia.

La premisa está más que clara: repetir la estrategia y el exitazo de 300. Diferente director, diferente reparto y diferente ambientación, pero el mismo producto. Y el resultado es todavía más claro: si te gustó 300 te gustará también esta Immortals; si no, no hace falta ni que vayais a verla.

Chromas a punta pala (toda la peli está hecha con chroma), planos secuencia de batalla intercalando el ‘slow motion’ con cámara rápida (mucho cambio de velocidades de cámara), borbotones de sangre, cabezas volando, banda sonora genial que te mete en la película, mucho sadismo… En definitiva, todo un derroche para los ojos y oidos del espectador.

La fotografía es irresistiblemente atractiva (Singh ya demostró el gran gusto que tiene en La celda, su elección como director fue acertadísima), el vestuario más de lo mismo, y hay varias de esas secuencias increíbles que verías una y otra vez sin parar. Especialmente a destacar el primer cabreo de Teseo (literalmente calcado del plano secuencia de Leónidas matando en carrera a 6 o 7 persas), su primer uso del arco o todos y cada uno de los planos en los que aparecen los Dioses o los Titanes. Brillante.

Como ya he dicho, el valor cultural y narrativo de esta película será todo lo pobre que cada uno opine, pero Immortals es puro cine de entretenimiento, se lo pasa uno en grande, deberían haber muchas pelis de este estilo, y el 3D, por fin, vale la pena, lo recomiendo.

Así pues, preparad vuestras espadas, lanzas, arcos y flechas (bueno, esto último no hace falta en esta ocasión), y un buen bol de palomitas, y preparaos para pasároslo en grande durante casi un par de horas, Immortals es pura diversión.

28
nov 2011
AUTOR
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS 4 comentarios
ETIQUETAS

,

4 comentarios a [Crítica] Immortals

  1. Muerta me he quedado says:

    Por favor, lean esto antes de ver la película, y mucho antes de leer el despropósito de crítica arriba expuesto.

    La película en sí puede ser entretenida. Y nada más. Violencia, efectos especiales, bla bla bla.
    En definitiva: una americanada como dios manda, con la historia de siempre: chico desconocido promete, chico desconocido destaca, chico no tan desconocido conoce chica y la enamora, chico prometedor trata de salvar el mundo, y lo logra. Por supuesto que lo logra. A costa de dejar por el suelo la mitología griega y todas las historias escritas a su alrededor. Hasta Percy Jackson tenía mejor argumento y más sentido, puestos a hablar de cómo los americanos pueden pasarse nuestra historia y cultura por el forro y además llenar salas de cine.
    Todo eso por no hablar de la de gazapos y escenas tan “molonas” que resultan hasta ridículas. Por favor, limpiarse el cuerpo de petróleo sólo con agua y que el resultado sea un maquillaje perfecto no se lo creen ni los anunciantes de barras de labios.

    Digamos que este film se acerca peligrosamente a los estándares de Uwe Boll.

    Ah si, es divertida. O indignante. Por la violencia absurda e innecesaria, las inexactitudes, o el impune maltrato a la rica cultura de la mitología griega. Todo depende del punto de vista del que esté viéndola.

  2. Kike says:

    Si si, lo d limpiarse el petróleo con agua no se lo cree nadie, qué error + grave tiene la peli ahí… con lo realista q pretende ser…

  3. Pingback: Miscelánea de críticas de cine | El Desafío Digital

  4. Pingback: [Crítica] Blancanieves y la leyenda del cazador | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>