[Crítica] La piel que habito

La piel que habito

Hablar de La piel que habito, la nueva película del prestigioso y (digan lo que digan) talentoso director español, es meterse un poco en terreno pantanoso, es complicado y más todavía si se trata de una película controvertida como ya lo está siendo esta entre el colectivo de críticos cinematográficos. Hablábamos no hace mucho de pelis raras y ésta no se queda muy atrás. Curiosa, surrealista y en ocasiones brillante, The skin I live in, nombre que se le ha dado internacionalmente, es sin duda una de las películas del año.

Desde que su mujer murió a consecuancia de un accidente de coche en el que se produjo graves quemaduras en todo el cuerpo, el doctor Ledgard (Antonio Banderas, Conocerás al hombre de tus sueños), eminente cirujano plástico, se interesa por la creación de una nueva piel con la que hubiera podido salvarla.

Doce años después consigue cultivarla en su laboratorio, aprovechando los avances de la terapia celular. Para ello no dudará en traspasar una puerta hasta ahora terminantemente vedada: la transgénesis con seres humanos, en concreto con el personaje interpretado por Elena Anaya (Habitación en Roma). Pero ése no será el único crimen que cometerá.

La trama es bastante más compleja pero mejor no dar más detalles para no aguar el genial giro de guión que tiene la película a mitad de metraje.

Con secundarios de lujo como Eduard Fernández o Marisa Paredes, el reconocido y más internacionalmente galardonado director de la historia de nuestro cine, firma una pieza única que no dejará a nadie indiferente. Con una rica historia con base científica y un ingenioso guión adaptado muy libremente de la novela francesa de Thierry Jonquet, Tarántula, Almodóvar construye un atractivo thriller que te atrapa desde el principio.

El espectador siente como nunca. Primero desconcierto, luego interés, después angustia y finalmente, cuando más dramática se pone la cosa, unas brillantes notas de humor que, aunque no pegan ni con cola, pues son de agradecer, ¿a quién no le gusta que le hagan reir?

Además de la limpia y pura fotografía de que suelen gozar los trabajos del manchego, éste último además presume de una genial banda sonora orquestada por el siempre brillante Alberto Iglesias.

La piel que habito es, sin ir más lejos, otro paso adelante en la filmografía del director, que sigue haciendo prosperar y ennegreciendo su cine a cada película que dirige. Este último paso es un producto totalmente recomendable. ¿Raro? Sí. ¿Que se tiene que coger con pinzas? También. Pero la historia está muy bien y el entretenimiento está más que garantizado, algo diferente pero con buena factura, algo atrevido pero original y diferente, no dejará igual a nadie y vale la pena. Un bravo por el director, a pesar de que algunos críticos no puedan ni verle. Y ojo porque este tipo de trabajos gustan mucho fuera de España, ya veremos qué pasa…

5 comentarios a [Crítica] La piel que habito

  1. tagerboy says:

    Joder, mira que no pensaba ir a verla, pero después de tu entusiasmo, lo valoraré.

    Abrazo

  2. Fer says:

    Creo que de todas las críticas que he leído de esta película (a posteriori, claro) la tuya es la que más me gusta, es exactamente la que más se acerca a lo que es en realidad la película de Almodóvar sin tratar de encasillarla ni de compararla, simplemente la ve como lo que es: un producto. Diferente, aparentemente transgresor. Totalmente de acuerdo con lo que dices. A mí me ha gustado…

  3. Kike says:

    Pues sí JJ, cada peli d Almodóvar deberías ir a verla, recuerda q es uno d nuestros mejores directores.
    @Fer
    Muchas gracias! así da gusto escribir x estos lares…

  4. Pingback: Miscelánea de críticas de cine | El Desafío Digital

  5. Pingback: Nominados a los Goya 2012 | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>