[Crítica] La vida de Pi

La vida de Pi

Tras analizar Argo y Los Miserables (y Christian, Django desencandenado), curiosamente las dos que ganaron los Globos de Oro a mejores pelis del año, seguimos nuestros análisis de aspirantes a los Oscar de cara a nuestra gran porra con La vida de Pi, del gran Ang Lee, que, aunque sólo se llevó el Globo a la mejor banda sonora (de Mychael Danna), parte como una de las grandes favoritas con sus 11 nominaciones.

Esta fábula cuenta la historia de un naufragio en medio del océano Pacífico donde el joven hindú Pi, hijo de un guarda de zoo que un buen día decidió mudar su negocio y toda su familia en barco desde la India a Canadá, es el protagonista. Pi se encuentra en un bote salvavidas como un único superviviente junto con una hiena, una cebra, un orangután y un tigre de bengala,  este último con el que labrará una emocionante, increíble e inesperada relación.

La vida de Pi es la adaptación de una novela fantástica de aventuras ambientada en 1977 y escrita por el canadiense Yann Martel, donde este indaga sobre la religión, la espiritualidad y lo factible desde una edad temprana (14), durante los 227 días que los personajes pasan en el bote.

La historia es toda una metáfora donde el autor juega con la realidad/ficción de los personajes y lo que sucede en la historia y donde el espectador tiene que decidir al final qué fue real y qué no, y cómo interpretar todo lo que ocurre, para recibir de esa forma una lección que interiorizar y tratar de aprender un mensaje.

Lo cierto es que este nuevo trabajo del camaleónico Ang Lee está levantando pasiones entre crítica y público pero sobre todo entre los primeros, despertando elogios como magnífica, exquisita belleza, logro milagroso, hito visual o incluso paso adelante del cine.

Y es cierto que La vida de Pi es algo novedoso y totalmente original, algo diferente tanto en lo que se cuenta con cómo se cuenta, es muy atractiva y genuina visualmente. Se ha llegado a decir incluso que es además de conmovedora, mágica y perfecta, como nuevo producto del cine del siglo XXI, y se ha aclamado el buen y brillante uso del 3D en esta ocasión.

¿Pero y si el orangután era su madre, la cebra era un marinero herido, la hiena era el cocinero (Gerard Depardieu) y el tigre era el propio Pi? Al final de la peli el protagonista deja caer esta versión cuando es rescatado y preguntado por lo sucedido, dejando al espectador con una sensación todo lo contrario a la indiferencia.

¿Flotan los plátanos en el agua? Muy buena peli para que la vea todo el mundo, especialmente los jóvenes, y reflexionar sobre ella largo y tendido. Ojo, porque es una de las gran favoritas a pesar de Argo y lo acontecido en los Globos.

23
ene 2013
AUTOR
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS 1 comentario

Un comentario a [Crítica] La vida de Pi

  1. Pingback: Ganadores de los Oscar 2013 y ganador de nuestra porra | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>