[Crítica] Los idus de marzo (The ides of march)

Los idus de marzo

Llega final de año y con ello los primeros estrenos de las películas que a principios de 2012 estarán presentes en todas las galas de premios. Una de ellas que seguro tendrá algo que decir entonces es Los idus de marzo, raro título que da nombre a la cuarta película como director de George Clooney (Quemar después de leer), con el omnipresente Ryan Gosling (Drive) como protagonista.

Los idus de marzo abarca la adaptación cinematográfica de la obra teatral Farragut North, de Beau Willimon. En ella, un joven idealista (Ryan Gosling) es el encargado de dirigir el departamento de comunicación del prometedor candidato Mike Morris (George Clooney), gobernador demócrata en Pennsylvania, que se presenta a las elecciones primarias de Ohio.

Durante la campaña comprobará hasta dónde se puede llegar para alcanzar la cima en la alta política, saboreará las mieles de la tentación y la traición, conocerá los límites de la estupidez humana y el escándalo, se verá sumido en la derrota y acabará clamando venganza gracias a la casualidad y a las curiosidades del destino.

¿Y qué son los idus? Pues según el calendario romano eran días de buenos augurios que tenían lugar los días 15 de marzo, mayo, julio y octubre y los días 13 del resto de los meses. La fecha es famosa porque Julio César fue asesinado en los idus de marzo del año 44 a. C. ¿La relación con la película? No sé muy bien, pongamos que la historia sucede en marzo… y que Morris es Julio César.

Con un reparto excepcional plagado de actorazos haciendo un enorme trabajo como secundarios (Philip Seymour Hoffman, Paul Giamatti, Marisa Tomei, Evan Rachel Wood) Clooney consigue sacar adelante de una forma brilante una historia que ni es especialmente llamativa ni tampoco original, una trama política con escándalo sexual incluido.

Y es que Clooney como director tiene clase, tiene estilo, tiene talento. Como ya demostró en Buenas noches, buena suerte, sabe bien lo que hace tanto delante como detrás de una cámara. Es un tío elegante, tanto anunciando una Nespresso o un Martini como interpretando.

Además, la historia está ambientada y rodada en Cincinatti (Ohio), de donde es Clooney; e inspirada en el pasado del padre del mismo, Nick, que participó en las elecciones legislativas por un distrito de Kentucky en el 2004; lo que hace que el bueno de George haya sabido desenvolverse como pez en el agua en la realización de la película.

Con lo bien que se le da al actor/director el cine desde todas sus facetas, esperemos y confiemos que no le dé por dedicarse a la política, con la que ya ha coqueteado en alguna ocasión posicionándose claramente al lado de Obama.

Con todos estos ingredientes nos queda una película agradablemente entretenida y emocionante que bien vale la pena. Se deja ver muy bien y es altamente recomendable, tiene gancho gracias a un buen guión y una buena dirección, otro acierto de Clooney.

04
nov 2011
AUTOR
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS 3 comentarios

3 comentarios a [Crítica] Los idus de marzo (The ides of march)

  1. Kaworu says:

    Me la has vendido Kike :)

  2. Peliculón, ¿eh? La vi anoche y me gustó mucho. Bien rodada, bien interpretada, interesante…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>