[Crítica] Misión Imposible 4: Protocolo Fantasma

Una de las sagas que consigue mantener el interés entrega tras entrega es Misión Imposible, en mi opinión principalmente a que hay una larga separación temporal entre una y otra y esto hace que el nivel y calidad de las películas se mantenga alto en general. Si hubiera ‘misiones imposibles’ todos los años ya no serían tan imposibles y la cosa no convencería.

Tras una interesante primera parte, una polémica y demasiado fantasma segunda parte, y una buena tercera que lavó la imagen de la franquicia, llega esta cuarta que hace honor a la previa y ha conseguido confirmar que esta saga de Tom Cruise es el mayor enemigo del 007 James bond.

En esta última entrega, el IMF que lidera el superhéroe Ethan Hunt, se ve implicado en un atentado con bomba contra el Kremlin (impresionante la explosión), y por ello se ve clausurada. Sin embargo, Hunt y su nuevo equipo no se rinden y están incluso dispuestos a vivir como fugitivos con tal de limpiar el nombre de la organización. Desde esta momento, la misión imposible que ellos mismos se autodiseñan e imponen les llevará a intentar lo imposible en los lugares más impresionantes, entre ellos el rascacielos más alto del mundo, en Dubai, de 130 pisos.

La verdad es que, siendo justos, la peli es espectacular, tiene mucho mérito hacer una cuarta entrega y aún así conseguir sorprender tanto al público y mantener o incluso superar el nivel de calidad de sus predecesoras. Esta Protocolo Fantasma tiene un par de secuencias de estas que quedan en la retina para siempre (principalmente estoy pensando claro en la de la pantalla de simulación, 10 en originalidad y 10 en comicidad, absolutamente brillante), de estas de las que todo el mundo habla y comenta a la salida del cine (también estoy pensando en los guantes adhesivos para trepar el rascacielos, esa increíble tormenta de arena y cómo no, ese engaño con lentillas escaneadoras, qué pasada imaginativa). Secuencias que hacen que la peli quede para siempre en la memoria de la persona y que todo el mundo coincide en que son brillantes, lo cual ya es muchísimo.

Es puro entretenimiento pero hace valer la pena el gasto en la entrada y son dos horas de diversión agradable las que en esta ocasión nos trae un director muy curioso, ya que se trata de su debut en el cine de acción real, Brad Bird, director de Los increíbles y Ratatouille, que siempre se ha movido en la animación.

Entre el reparto destacan Jeremy Renner en un papel muy atractivo, Simon Pegg que está muy acertado en su rol de cerebrito, una desacertada Paula Patton (muy flojita), los cameos casi fugaces del genial Tom Wilkinson y el ‘perdido’ Josh Holloway, y la agradable presencia de la bellísima Léa Seydoux, que dará que hablar de aquí en adelante.

Así pues, solo queda felicitar a los creadores de esta saga por un gran trabajo e invitarles a sacar una quinta parte allá por 2015. Iremos a verla, Tom.

04
ene 2012
AUTOR
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS 1 comentario

Un comentario a [Crítica] Misión Imposible 4: Protocolo Fantasma

  1. Pingback: The Bourne Legacy: primera imagen | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>