[Crítica] Oz, un mundo de fantasía

Oz

Oz, un mundo de fantasía es la precuela/remake en 3D de El mago de Oz, dirigida por el gran Sam Raimi y protagonizado por el siempre solvente y competente James Franco, acompañado esta vez por las bellas brujas Mila Kunis, Rachel Weisz y Michelle Williams.

Esta nueva versión del clásico se centra en hechos supuestamente ocurridos antes de lo que sabemos de la dulce niña, el hombre de hojalata, el espantapájaros, el león… bla, bla, bla, quienes no aparecen por aquí.

Y ojo, los primeros 15 minutos son absolutamente brillantes: pantalla cuadrada, en blanco y negro, y con efectos tridimensionales saliéndose del cuadro por los laterales en negro de la pantalla del cine. De verdad, de los mejores inicios nunca vistos, probablemente uno de los cuartos de hora más brillantes de la historia del cine, absoluta demostración de talento de Raimi, ¡chapeau!

Luego ya el mago llega a Oz, la pantalla se ensancha hasta cubrir el 16/9, se encolora a muerte la película y todo vuelve ‘a la normalidad’, pero que nos quiten ‘lo bailao’.

La siguiente media hora consigue mantener un nivel decente mientras se nos presenta al resto de personajes: el mono con alas, la muñequita de porcelana, las tres brujas, etc. Pero una vez ya se supera el medio metraje y la historia tiene que desarrollarse… ruina. Todo se vuelve típico, infantiloide y mediocre, nada reseñable.

En resumen, muy buen inicio, buena primera mitad y lo demás prescindible. Buen manejo del 3D, buena fotografía y buena banda sonora. Un producto bastante visible, aunque no épico.

01
abr 2013
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS Sin comentarios
ETIQUETAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>