[Crítica] Quemar después de leer

Cuando un proyecto consigue embarcar a caras tan conocidas como Brad Pitt, George Clooney o John Malkovich, podamos dar por hecho que, o bien se trata de un buen guión, o bien tiene el frente a un director de garantías. En el caso de Quemar después de leer se cumplen las dos premisas. Los hermanos Coen vuelven a la carga después de No Country for Old Men con una película de humor completamente absurdo, enredos y personajes tremendamente disparatados.

El argumento arranca presentándonos a Osbourne Cox (Malkovich) un analista de la CIA que deja la agencia después de ser degradado por sus problemas con la bebida. Para vengarse, decide escribir unas memorias sobre su trabajo en el servicio de inteligencia estadounidense. Lo que Osbourne no sabe es que Katie (Tilda Swinton), su mujer, tiene una aventura con Harry Pfarrer (Clooney) y quiere el divorcio. Aconsejada por su abogado, Katie copia datos del ordenador de su marido y éstos acaban en manos de Chad Feldheimer (Pitt) y Linda Litzke (Frances McDormand) que tratarán de sacarles partido chantajeando a Osbourne.

Además de los actores mencionados, Quemar después de leer cuenta con la presencia de secundarios como J.K. Simmons o Richard Jenkins. Las interpretaciones están todas bastante bien y ponen a los actores en papeles en los que no es habitual verlos. Brad Pitt, por ejemplo, es el atontado trabajador de un gimnasio con una pinta totalmente ridícula y más preocupado de su cuerpo que de cualquier otra cosa. Su sorprendente interpretación es uno de los aspectos que más se disfruta de la película.

Clooney, por su parte, sigue en esta película pasándose por la piedra a todo lo que se pone por delante, pero baja bastante el nivel. Su paranoia, su afición por el bricolaje y su reacción ante determinado acontecimiento (que no os revelaré) son memorables. También son francamente buenas las conversaciones sobre los agente de la CIA encargados de seguir todo lo que está pasando. Los silencios  de J.K. Simmons son tremendamente significativos y no dejan en muy buen lugar a los agentes secretos.

Quemar después de leer no es una gran película y no ganará muchos premios por sus actuaciones o por su cómico guión, pero sin duda os hará pasar un ratito agradable. Lo que no sé es si vuestro ratito será tan agradable como los que sin duda pasaron los actores mientras la rodaban.

27
oct 2008
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS 3 comentarios

3 comentarios a [Crítica] Quemar después de leer

  1. Kike Sierra says:

    Yo he de reconocer que he “visto” esta peli, pero no en condiciones. Tenía un sueño bestial y estuve medio dormido toda la peli, así que no puedo opinar sobre ella, sería injusto.
    Por lo que pude ver me pareció bastante mala pero la gente que la ha visto y con la que he hablado piensa al contrario, así que… debo ser yo el culpable.

  2. Víctor Sancho says:

    Pues yo coincido totalment con las apreciaciones de Christian. Es una película muy entretenida y una súcesión de situaciones absurdas mezcla de simpáticas y casposas. Los trabajadores de los gimnasios quedan a caer de un burro, no creo que los Coen sean aficionados al fitness firt…

  3. Pingback: [Crítica] Los idus de marzo (The ides of march) | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>