[Crítica] Siete almas

sietealmas

A estas alturas creo que está más o menos generalmente aceptado que Will Smith es un buen actor y además extremadamente versátil. Lo mismo saca su lado más gamberro y te hace Hancock que te ofrece algo como Soy leyenda. El único que parece no tenerlo muy claro es él mismo, que parece buscar que le reconozcan por fin con un Oscar. Sus dos nominaciones por Ali y En busca de la felicidad le han llevado de nuevo a un papel serio y dramático.

En Siete almas, Smith repite con el italiano Gabriele Muccino en la dirección y se mete en el papel de Ben Thomas, un hombre torturado por la culpa, que busca pagar sus pecados ayudando a varios desconocidos a mejorar sus vidas. Entre ellos se encuentra un músico ciego (Woody Harrelson) o una joven con problemas de corazón (Rosario Dawson).

Formalmente la película cumple sin problemas. Las interpretaciones son solventes, pero su mayor problema es precisamente su mayor virtud: básicamente que es un dramón de tres pares de cojones. No hay nada malo en que una película sea dramática y triste, al menos si eso se contrasta con momentos de menor tensión. Sin embargo, en Siete almas uno acaba deseando que termine.

Lo único que podría salvarla es crear empatía con el personaje de Will Smith o crear algo de intriga, pero no consigue ninguna de las dos cosas. Cuando la película comienza, el espectador desconoce lo que está ocurriendo. Todo se lleva con mucho misterio y se nos muestran conversaciones casi en clave, flashes del pasado… Pero ese intento de mantener el suspense fracasa. Es todo tan evidente que habría que ser muy poco imaginativo para no saber cómo va a acabar la película… sobre todo porque te lo dicen !en la primera escena!

¿Y qué pasa con la interpretación de Will Smith? Es buena, de eso no hay duda, pero el papel de su personaje es tan poco creíble que nunca nos llegamos a poner en su lugar. No sé si su actuación es mejor que la de sus dos anteriores nominaciones al Oscar y tampoco sabría decir si es favorito para llevárselo en la edición de este año (este año no ha sido nominado). Lo que sí tengo claro es que debería esforzarse menos en tratar de demostrar que ya no es el Príncipe de Bel-Air de los lejanos ’90 porque me parece que es contraproducente. Al fin y al cabo, nosotros ya lo sabemos.

27
ene 2009
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>