[Crítica] Sin identidad

Sin identidad

Jaume Collet-Serra ha alcanzado un hito con Sin identidad (Unknown), un thriller de conspiraciones protagonizado por Liam Neeson que lleva unas semanas en la cartelera. La película logró alcanzar el número uno de la taquilla en Estados Unidos, algo que Almodóvar o Amenábar, por mencionar dos directores españoles oscarizados, no habían logrado.

Basada en la novela Out of my Head de Didier Van Cauwelaert, Sin identidad arranca con el doctor Martin Harris (Liam Neeson) y su bella esposa Liz (January Jones) llegando al aeropuerto de Berlín, donde se van a celebrar una serie de ponencias sobre biotecnología. Al llegar al hotel Martin se da cuenta de que se ha dejado un maletín con su documentación en el aeropuerto y coge un taxi, conducido por Gina (Diane Kruger) para volver a recogerlo.

En el trayecto, el taxi tiene un accidente y se cae al río. Tras cuatro días en coma, el protagonista despierta en un hospital con recuerdos confusos y sin que nadie haya denunciado su desaparición. Cuando vuelve al hotel para reencontrarse con su mujer, ésta no le reconoce y hay otro hombre que dice ser él.

Durante una gran parte de la película, la principal motivación del protagonista es desenmascarar al usurpador y saber por qué su mujer dice no reconocerle. Sin embargo, Collet-Serra juega hace que el protagonista y el espectador duden en todo momento de lo que está ocurriendo en pantalla.

La película sabe conjugar a la perfección los momentos de tensión con los de acción desenfrenada, que incluyen una muy bien rodada persecución en coche por las calles de Berlín. La fotografía es simplemente excelente y los actores están en general muy bien, sobre todo el veterano Bruno Ganz, que interpreta a un inteligente detective y antiguo miembro de la policía secreta. La única pega sería January Jones que muestra, como casi siempre, una excesiva frialdad.

Una vez que se descubre el misterio, el interés de la película decae. Por suerte, el epílogo es breve y ágil y no se llega a aburrir al espectador en ningún momento. Así pues, estamos ante un thriller muy solvente que recuerda a Frenético y a El caso Bourne a ratos. No extraña en absoluto que Sin identidad haya tenido una buena acogida en Estados Unidos y lo normal es que también la tenga aquí. Una película muy recomendable.

30
may 2011
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS 2 comentarios
ETIQUETAS

2 comentarios a [Crítica] Sin identidad

  1. Kike says:

    Yo la he visto, me pareció q tiene un planteamiento original y atractivo pero q a medida q avanza se convierte en una peli + d acción, no me entusiasmó cómo se desarrolla, aún así se deja ver.

  2. Pingback: Miscelánea de críticas de cine | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>