[Crítica] Stoker

Stoker es una de esas películas que te encuentras de repente en alguna página o blog de noticias sobre cine, ves el tráiler, te parece interesante y luego la olvidas por completo porque su campaña promocional es escasa. Meses después vuelves a encontrártela y decides echarle un vistazo y ver si tus primeras sensaciones eran acertadas. Esta vez creo que, en general, la película cumplió mis expectativas.

Esta cinta de suspense está dirigida por el corenao  Chan-wook Park (Oldboy) y el guión es nada más y nada menos que de Wentworth Miller. Sí, exacto, el actor que hacía de Michael Scofield en Prison Break o de Chris Redfield en no sé muy bien qué película de la saga Resident Evil. El reparto principal lo encarnan Mia Wasikowska, Matthew Goode y una Nicole Kidman sorprendentemente guapa (para cómo ha estado últimamente).

Wasikowska es la protagonista de la historia, India, una adolescente extraña y muy introvertida que vive con sus padres (Kidman y Dermot Mulroney) en una gran casa, sin relacionarse prácticamente con nadie más. Cuando su padre muere en un accidente de tráfico, su tío Charlie (Goode) aparece de repente en sus vidas. El problema es que Charlie, un tipo encantador, parece esconder muchos secretos.

La película está rodada con un ritmo lento que, aunque tiene mucho sentido teniendo en cuenta la historia, puede llevar a los más impacientes a aburrirse. El ritmo es como una lenta e inquietante melodía, con puntuales estallidos de violencia. Sin embargo, quienes disfruten de una buena fotografía sabrán apreciar cada plano de la cinta. Hacía mucho que no me encontraba con algo tan cuidado.

El argumento es lo suficientemente interesante y sabe jugar bien sus bazas. Desde el principio se intuye que algo raro pasa con el personaje de Goode, pero hasta prácticamente el final de la película no sabes realmente cuáles son sus motivos o lo que pretende con la protagonista que, a su vez, también tiene sus propios secretos.

Las interpretaciones son en general muy contenidas. Sólo el personaje de Nicole Kidman, muy inestable, se mueve en un amplio abanico de sentimientos. Tanto Mia Wasikowska como Matthew Goode tienen personajes fríos que apenas muestran lo que pasa por su cabeza.

Quizá Stoker no guste a todo el mundo, pero yo la considero una película muy recomendable, cuidada al detalle y que consigue atrapar con una atmósfera tensa muy bien construida.

21
nov 2013
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>