[Crítica] The Amazing Spider-Man

The Amazing Spider-Man

En enero de 2010 supimos que Sony había decidido reiniciar la saga Spider-Man con nuevo director, nuevo actor y volviendo a contar desde el principio la historia de Peter Parker. Parecía una decisión extraña cuando la trilogía de Sam Raimi estaba todavía tan reciente. Sí, vale, la tercera película era un desastre, pero las dos primeras estaban bastante bien y tuvieron un éxito considerable. El caso es que poco después supimos que Marc Webb (500 días juntos) se encargaría de dirigir y que Andrew Garfield, en ese momento muy de moda por su participación en La red social, sería el nuevo héroe arácnido.

El pasado viernes se estrenó por fin The Amazing Spider-Man y ciertamente parece confirmarse que el reinicio era absolutamente innecesario. Quizá la memoria me engañe, pero no recuerdo que las tres películas de Spider-Man protagonizadas por Tobey Maguire se viesen mucho peor que ésta. El guión de la nueva tampoco es para tirar cohetes y las interpretaciones son las propias de una película de este tipo cuando no está por ahí Robert Downey Jr. para, al menos, hacernos reír.

La cinta de Marc Webb comienza contándonos (otra vez) cómo Peter Parker se convierte en Spider-Man. Todas esas chorradas sobre la historia jamás contada y el pasado de Peter y sus padres que han usado como gancho comercial son sólo eso, un gancho. Sí, vale, el argumento de The Amazing Spider-Man está relacionado con el pasado de Peter Parker, pero no se ahonda especialmente en ello y al final tenemos lo que podíamos esperar: Peter es un chico tímido y muy inteligente que se ha criado con sus tíos. Va al instituto, recibe palizas de vez en cuando y está enamorado de la guapa Gwen Stacy (Emma Stone). Un día descubre unos papeles de su padre, un científico especializado en genética, y empieza a investigar. Así conoce a Curt Connors (Rhys Ifans), el antiguo compañero de su padre, que está empeñado en hacer viable la modificación genética entre especies para recuperar su brazo amputado.

Peter ayuda a Connors a hacer viable su sueño gracias a las notas de su padre, pero por el camino el científico acaba convertido en un lagarto de tres metros. Mientras ocurre todo eso nuestro protagonista ha sido mordido por una araña en Oscorp y empieza a desarrollar los poderes que todos conocemos y que en la película nos enseñan mientras Peter hace skate, que parece que quedaba muy bien en 3D y que es algo moderno y que hará que este nuevo Spider-Man caiga mejor entre determinados segmentos demográficos o qué sé yo. Su tío Ben (Martin Sheen) muere por culpa de Peter, de una forma algo distinta a la canónica, todo sea dicho, y éste decide vengarse y acaba convertido en el héroe que todos conocemos.

Aunque todo esto ya nos lo sabemos, lo cierto es que es lo mejor de la película. Precisamente cuando intentan contarnos algo que no sabíamos es cuando patinan estrepitosamente. Sí, The Amazing Spider-Man tiene muchos fuegos artificiales, combates bastante majos, algunos puntos de humor (entre los que destaca un nuevo cameo de Stan Lee), pero la película se queda en lo superficial. El protagonista es prácticamente el mismo durante todo el metraje. Pese a todo lo que le ocurre, no existe una evolución. La relación con Gwen Stacy está representada de una forma ridícula, no te crees nada, las conversaciones no parecen naturales, las reacciones de él y de ella no tienen sentido… Si añadimos a la mezcla el compuesto químico que transforma a la gente en lagartos (¿en serio?) y a Pedro, el ratón-lagarto mutante caníbal, podemos echarnos a llorar.

Que sí, que la película al menos entretiene, que es lo mínimo que se le puede pedir, y deja sentadas las bases para una segunda parte con Norman Osborn como principal villano, pero es sin duda un reinicio fallido que no sé si podrán arreglar en futuras entregas. En cierto modo me da la impresión de que si a cualquier fan del personaje le dejaran todo el metraje grabado y una sala de montar podría crear algo mucho más interesante que lo que hemos visto en las salas.

13
jul 2012
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS 3 comentarios
ETIQUETAS

,

3 comentarios a [Crítica] The Amazing Spider-Man

  1. Kike says:

    Este nuevo Spiderman es una d las bazofias + grandes q he visto nunca, lo peor q he visto en años. Totalmente innecesaria y peor q la versión d Raimi d hace 10 años. Sólo me gustó el cameo d Stan Lee. Así, sin piedad…

  2. Mario Benavides says:

    Se lo merece la Sony por hacer tal estupidez. Mejor hubieran seguido con la cuarta entrega, retomando el punto final de la tercera. Honestamente, cuando vi la tercera, esperaba que en la proxima, apareciera finalmente Maximum Carnage.

  3. Sofia Martínez says:

    Vale la pena ver esta película, es muy entretenida. The Amazing Spider-Man es una correcta propuesta basada en el popular personaje de Marvel Comics. Una cinta divertida, con vertiginosas escenas de acción y con muy buenas interpretaciones. Una película que, a diferencia de la primera cinta, por ejemplo, no se aleja demasiado del relato principal. Buena, para disfrutar y, aunque muchos no quieran, comparar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>