[Crítica] The Master

The Master

Después de haberse llamado los premios al mejor director y actor (ex aequo) en el pasado Festival de Venecia, esta ya quinta película de Paul Thomas Anderson aparece en las carteleras como uno de los platos más fuertes de la temporada. Tras enamorar a los más cinéfilos con pequeñas obras de arte como Boogie Nights, Magnolia o Pozos de ambición, cada trabajo nuevo que estrena este director de culto es cita obligada para los paladares más finos.

En esta ocasión y muy al estilo narrativo de la última nombrada pero con la misma factura que las tres, nos llega una apabullante historia centrada en el florecimiento de la ya popular Iglesia de la Cienciología, y protagonizada de forma espectacular por dos de los mejores actores hoy en día: Joaquin Phoenix, a quien ya le pueden dar su segundo Oscar (En la cuerda floja) sin tener que esperar a ver el resto de pelis, y Philip Seymour Hoffman, a quien si le nominan como secundario pues tampoco creo que se le escape su también segundo Oscar (Truman Capote).

Lancaster Dodd (Seymour Hoffman) es un intelectual brillante y de fuertes convicciones que crea en los años 50 una organización religiosa que empieza a hacerse popular en Estados Unidos rápidamente. Freddie Quell (Phoenix) en cambio, es un joven vagabundo que se convertirá en su mano derecha. Sin embargo, cuando la secta triunfa y consigue atraer a numerosos y fervientes seguidores, Freddie, un veterano de la II Guerra Mundial que ha quedado muy tocado psicológicamente tras el conflicto pero que poco a poco está mejorando a base del tratamiento que recibe de la Iglesia y que está aplacando su violencia, desaparece y se desmarca del grupo.

Catalogada de forma casi general por la crítica como obra maestra y mejor película en lo que va de año, The Master es otro ejemplo del cine de Anderson que destila maestría, talento y sensualidad en cada plano y en cada secuencia.

Los personajes, los ambientes, las escenificaciones y recreaciones, la fotografía, las interpretaciones… todo junto y sumado para conformar una película con mayúsculas. Impresionante cómo cada actor ha fabricado y desarrollado su personaje (vaya tela Joaquin Phoenix qué trabajazo ha hecho y qué talento natural tiene el tío), impactantes los monólogos y los diálogos representados y apabullante el dramatismo respirado en determinados momentos, mención especial a la secuencia en la que Freddie es interrogado intentando no parpadear, una de las secuencias ya mejor interpretadas de la historia del cine, y no quiero parecer un exagerado.

Es cierto que la peli al final se hace un poco pesada (son 140 minutos) y también lo es que requiere un poco de documentación previa e incluso un segundo visionado para poder apreciarse mejor, pero es CINE, es muy buen cine.

Ojo también al papel de todo el equipo de secundarios, el casting en general está genial, con especial atención a la mujer de Dodd interpretada por Amy Adams, y a Jesse Plemons, nuestro Breaking Bad que se está haciendo su hueco en Hollywood.

Con todo, Anderson ha demostrado otra vez ser uno de los mejores directores de cine del momento y esta peli va a dar mucho que hablar en las próximas entregas de premios, donde va a estar muy metida si no andamos desencaminados. Hay que verla.

19
nov 2012
AUTOR
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS 1 comentario
ETIQUETAS

,

Un comentario a [Crítica] The Master

  1. Pingback: Nominados a los Globos de Oro 2013 | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>