[Crítica] Un ciudadano ejemplar

Un ciudadano ejemplar

Un ciudadano ejemplar (Law Abiding Citizen) no me llamó mucho la atención cuando estaba en cartelera y pasé directamente de ir a verla. Hice bien porque la película no es nada del otro mundo. Dirigida por F. Gary Gray (The Italian Job) y con guión de Kurt Wimmer (Salt), la cinta nos cuenta cómo un padre de familia, Clyde Shelton, se venga de los hombres que mataron a su mujer y a su hija, pero también del sistema legal que, a su juicio, no hizo todo lo que debía para impartir justicia.

Ese hombre en misión de venganza es Gerard Butler (300, Rockn’Rolla, La cruda realidad), mientras que Jamie Foxx interpreta a Nick Rice, el fiscal que pactó con uno de los asesinos. Durante toda la cinta asistimos a una especie de duelo entre ambos. Clyde Shelton ha planeado cuidadosamente su venganza durante diez años y empieza a ejecutar un plan maestro que pone en jaque a las autoridades de la ciudad de Filadelfia. Mientras tanto, el fiscal se limita a ir por la vida acojonado sin saber qué hacer para parar a un hombre que parece estar en todas partes al mismo y que poco a poco se va cargando a todos los que tuvieron algo que ver con el juicio.

El desarrollo de Un ciudadano ejemplar es muy torpe. El guión intenta que el espectador se sienta tan perdido como el fiscal y ciertamente lo consigue. Sin embargo, creo que es inevitable identificarse más con el personaje de Gerard Butler hasta el punto de que los supuestos roles protagonista y antagonista llegan a invertirse. Nick Rice representa a la justicia, pero es una justicia manchada y corrupta, capaz de pactar con asesinos. Ni siquiera los breves momentos familiares del fiscal y su familia consiguen evitar ese intercambio de papeles, y no tengo claro si es buscado o no.

Las interpretaciones de ambos actores son correctas. Foxx no llega ni mucho menos al nivel que le hemos visto en otras películas y Butler está en su línea ligeramente inexpresiva, pero que funciona muy bien para este papel. El resto del reparto, donde destacan algunos rostros populares como los de Leslie Bibb, Colm Meaney o Bruce McGill, cumple sin estorbar a los dos protagonistas.

Técnicamente la película es simplemente correcta, con algunas escenas (pocas) en las que destacan una buena fotografía e iluminación. No se abusa de efectos especiales y la única escena que visualmente no me convence es la del final, que lógicamente no os desvelaré.

Resumiendo: Un ciudadano ejemplar entretiene, pero no llega a sorprender y desde luego no se convertirá en una de vuestras películas favoritas de todos los tiempos. Más bien todo lo contrario. Es una de esas películas kleenex que se ven y se olvidan porque no aportan absolutamente nada nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>