[Crítica] World War Z – Guerra Mundial Z

Guerra Mundial Z

Una vez ya estrenada la película de zombies más esperada de los últimos años, ya podemos comparar lo que es la misma con el libro desde la que ha sido adaptada. Brad Pitt es el encargado de poner rostro a la exitosa novela de Max Brooks (hijo de Mel Brooks), cuyo título se completa con Una historia oral de la guerra zombi, como un empleado de la comisión de posguerra de la ONU encargado de encontrar una solución para salvar al mundo (en el libro es simplemente un entrevistador que relata, en primera persona, cómo se decidió a realizar un libro de memorias de la guerra).

Para empezar hay que dejar claro que película y libro no tienen prácticamente nada que ver, solo el nombre y quizá la secuencia de Israel. El libro tiene un formato que no es nada cinematográfico, está narrado como si fuera un documental, contando a través de diferentes testimonios, lugares del mundo y etapas: cómo surgió la epidemia (Alarmas), se desarrolló (Culpa), se perdió el control (El gran pánico), se empezaron a tomar medidas (Cambiando la marea), se reorganizó la sociedad (Frente de guerra en EE. UU.), se pasó a la ofensiva (Alrededor del mundo y por encima), se empezó a tomar algo de control (Guerra total) y se restableció la situación (Despedidas). O sea, un conjunto de entrevistas a los supervivientes, cada uno relativo a una gran época del conflicto, desde la aparición del llamado “paciente cero” hasta el fin de la guerra, una década después (2012-25).

Desde que Paramount y Plan B compraron los derechos ya sabían que los tiros para la adaptación cinematográfica no podían ir por ahí. Había que tener un héroe, unos personajes fijos, un hilo argumental que seguir, etc.

Por lo tanto ya se sabía que no cabía esperar nada parecido al libro pero aún así llama la atención el poco parecido. La película no se sabe muy bien por qué se llama como el libro, no tiene mucho sentido. Sobre todo por el hecho de que en la peli hasta se inventan un antídoto antizombies, una forma para que los muertos vivientes pierdan el interés en tus huesos… raro, muy raro. En el libro no, disparo a la cabeza o nada, ¡como toda la vida! No tiene mucho sentido que el propio Max Brooks forme parte también del guión de la película.

Entonces, por este lado, regular, demasiado libre la adaptación, sólo se compraron los derechos para eso, para aprovechar el tirón del nombre y el éxito del libro. Se han sobrepasado unos límites, no se puede ir tan a saco a por el ‘business’.

Una vez comparado libro y peli, vamos a analizar por separado:

Libro

Está muy bien, es original y realiza un estudio muy amplio y completo de cómo sería el mundo si en realidad nos azotara una epidemia zombie. Brillantes los detalles de cómo por ejemplo les afectaría las olas invernales de frío o cómo éstos responderían en el agua o bajo de ella. Además hay muchas historias que resultan muy interesantes, verdaderamente entretenidas. PERO, para cómo es el formato, resulta demasiado largo. El último tercio se hace pesado y las historias pierden mucha fuerza. Quizá le sobren 50 páginas.

Película

Aunque adolece del problema citado de su demasiada traición al libro, es cierto que esforzándose uno en hacer como que no lo ha leído, la película es bastante entretenida y las casi dos horas de duración de la misma se pasan volando.

Los zombies, súperagresivos y violentos (más que en el libro, de hecho, están infectados más que muertos, son más del rollo 28 días después, lo cual es otro cambio enorme respecto a la novela por cierto), están atractivamente recreados, y la peli cuenta con 2 o 3 secuencias brutales. A destacar la cuenta de 12 segundos entre mordedura y ‘resurrección’ (grande Pitt cómo sigue la transformación), la secuencia del avión (impresionante) y sobre todo la final en el laboratorio, toda ella es brillante, en especial desde que nuestro prota queda encerrado con las “vacunas”.

Marc Forster, polifacético director que empezó haciendo cosas como Monsters Ball, Descubriendo nunca jamás o Cometas en el cielo, y ha acabado haciendo cosas como 007 Quantum of solace o esto, cumple con su función de conseguir algo divertido y visualmente atractivo, partiendo de que en esta ocasión es un monigote al servicio de unos grandes estudios que quieren hacer caja aprovechando el tirón zombie.

A destacar también la participación de Muse en la banda sonora, que está muy bien también.

Total, que en resumen, ambos productos aprobarían por separado, pero la película suspende en cuanto a adaptación, más que nada por pasarse de la raya en tomarse libertades. Si el libro no te gusta para hacer peli llámala de otra forma y ya está, que no nos vengan con World War Z.

26
jun 2013
AUTOR
COMENTARIOS 1 comentario

Un comentario a [Crítica] World War Z – Guerra Mundial Z

  1. FrikiDelGénero says:

    Totalmente de acuerdo contigo! me alegro no ser el único que lo piensa. A pesar de que el libro no tiene nada que ver me molesta (como amante del género) que se hable de zombies cuando en realidad son infectados. Para una vez que un género se serie B llega con un gran presupuesto se comete esa cagada…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>